La segunda televisora más grande del país, TV Azteca, informó en su último reporte trimestral de 2017 ante la Bolsa Mexicana de Valores, que sus ventas aumentaron en 7 por ciento durante el año pasado (3, 727 millones de pesos), en relación con 2016, pero disminuyó su índice EBITDA que mide su utilidad neta tras pago de impuestos en un 3 por ciento para ubicarse en 1,460 millones de pesos.

El reporte de la televisora indicó una pérdida de 181 millones de pesos, menor que los 1,319 millones de pesos que tuvo durante el 2016, mientras que su venta de publicidad aumentó 6 por ciento para alcanzar un total de 3 mil 623 millones de pesos.

Dirigida durante este periodo por Benjamín Salinas Sada, hijo de Ricardo Salinas Pliego, TV Azteca consideró que su incremento de ventas publicitarias se debió a “la generación de contenidos competitivos”.  Su exportación de contenidos a Estados Unidos le generaron 173 millones de pesos, pero los costos de producción aumentaron 132 por ciento en relación con el mismo periodo de 2016.

“Este 2018 será un año de consolidación para TV Azteca”, afirmó Salinas Sada. “El reto será lograr más y mejor monetización frente a la oportunidad que ofrece contar con una audiencia creciente en los cuatro canales nacionales” que posee la compañía, añadió el joven director.

TV Azteca disminuyó en 29 por ciento su deuda que asciende a 11 mil 594 millones de pesos. El 34 por ciento de sus débitos están tasados en pesos.

“La confianza en el desempeño positivo de TV Azteca, permitió emitir deuda en mercados internacionales y domésticos durante el año, que en conjunto con efectivo generado por la compañía, contribuyeron a amortizar de manera anticipada pasivos a menor plazo”, afirmó Esteban Galindez, director general de finanzas de la televisora.