Un año después de que inició la presidencia de Donald Trump, la mayoría de los estadounidenses (60%) dijeron al Pew Research Center que su elección ha empeorado el racismo en los Estados Unidos. A su vez, sólo el 8% dijo que la elección de Trump ha conducido a relaciones con menos discriminación, mientras que el 30% dijo que no ha marcado ninguna diferencia.

En otra encuesta aplicada en noviembre de 2016, casi la mitad (46%) dijo que la elección de Trump conduciría a mayores índices de racismo, mientras que el 25% esperaba que su elección condujera al efecto contrario.

“En 2008, los votantes se mostraron más optimistas sobre cómo la elección de Barack Obama afectaría el racismo que después de la victoria de Trump”, señala el Pew. En noviembre de 2008, el 52% dijo que la elección de Obama conduciría a mejorar las relaciones sin discriminación en el país.

Un año después, menos estadounidenses (36%) dijeron que las relaciones sin discriminación habían mejorado, pero sólo el 13% dijo que la elección de Obama las había empeorado. Eso cambió poco desde noviembre de 2008, cuando el 9% de los votantes dijo que la elección de Obama conduciría a más racismo.

A principios del gobierno de Trump, la  mayoría (56%) dijo que el contexto de la inclusión generalmente es malo, mientras que el 38% dijo que generalmente es bueno. De acuerdo al Pew, Desde mayo de 2016 aumentó la proporción de estadounidenses que dijeron que el racismo están empeorando, del 38% al 44% en la actualidad.

Hoy, el 44% dijo que se presta muy poca atención a cuestiones de racismo, mientras que el 32% dijo que se presta demasiada atención al color de piel. El 19% dijo que se presta la debida atención a los problemas de racismo.

La encuesta revela que la mayoría de los estadounidenses (65%) continúa diciendo que hay conflictos «muy fuertes» o «fuertes» entre negros y blancos en los Estados Unidos. Sin embargo, muchos (86%) dijeron que hay fuertes conflictos entre republicanos y demócratas, y dijeron lo mismo sobre los conflictos entre negros y blancos, jóvenes y adultos mayores, ricos y pobres, y entre aquellos que viven en áreas rurales y urbanas.

De acuerdo al Pew, las opiniones sobre el estado general del racismo se ha vuelto más negativo en los últimos años. Los puntos de vista positivos alcanzaron su punto máximo poco después de la toma de posesión de Obama en 2009, cuando el 66% dijo que la inclusión en general era buena.

Sin embargo, las opiniones públicas positivas sobre la percepción del racismo disminuyeron significativamente en 2014 y 2015, luego de varios tiroteos de alto perfil entre hombres negros desarmados. En agosto de 2014, casi tantas personas dijeron que la inclusión generalmente era buena (47%) como generalmente malas (44%). Y para mayo de 2015, las opiniones se habían vuelto aún más negativas: el 61% calificaron la inclusión como mala en general, en comparación con solo el 34% que dijeron que generalmente era buena.

Actualmente, el 40% de los blancos dijo que hay un buen estado de inclusión, en comparación con el 28% de los negros y el 33% de los hispanos que dicen esto. La brecha similar hace un año: en ese momento, el 46% de los blancos dijo que el contexto de inclusión generalmente era bueno, al igual que el 34% de los negros y el 37% de los hispanos.