La  bióloga Julia Carabias pidió al Senado de la República un “debate profundo e incluyente” frente a la Ley de Seguridad Interior “que permita  encontrar una salida que reconozca la labor realizada por las Fuerzas Armadas, intente reconstruir la seguridad y revertir la espiral de violencia, y al mismo tiempo impulse alternativas en la procuración civil de justicia para fortalecer la democracia, la seguridad pública, el Estado de Derecho y el respeto a los derechos humanos, todo ello, en consonancia con nuestra constitución”.

La ex secretaria de Estado durante el sexenio de Ernesto Zedillo, defensora de la biodiversidad en la Selva Lacandona de Chiapas y reconocida como una de las principales promotoras del “desarrollo sustentable” en México, se pronunció así al recibir la Medalla Belisario Domínguez, el máximo galardón otorgado por el Senado de la República.

Considerado como uno de los mejores discursos recientes, pronunciados por un galardonado, Carabias también lanzó una dura advertencia ante el abandono de la batalla ambiental a nivel gubernamental y social: “no estamos ganando la batalla” y “estamos llegando a un callejón sin salida” en las políticas de desarrollo sustentable.

En presencia del presidente Enrique Peña Nieto, del ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia, José María Aguilar, así como de senadores, funcionarios y el gobernador chiapaneco Manuel Velasco, Carabias realizó un largo recorrido sobre los esfuerzos para pasar de “la incipiente política ambiental que se limitaba al ámbito de la salud humana” al “parteaguas” que representó la Cumbre de la Tierra en 1992 y la creación de la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca en el sexenio zedillista.

En el recinto de la vieja casona de Xicoténcatl, Carabias enumeró las deficiencias en materia de desarrollos sustentable: “hemos perdido más del 90 por ciento de las selvas tropicales húmedas”, más del 16 por ciento de los mantos acuíferos, el 83 por ciento de las pesquerías llegaron a su límite, el 50 por ciento de los suelos padecen desertificación y reprochó que “no estamos entendiendo al campo en todas sus dimensiones”.

“Las políticas para el campo no pueden limitarse a la producción agropecuaria, sin incluir la preservación del medio ambiente y la sustentabilidad”, sentenció la profesora de la UNAM.

Carabias advirtió que en las próximas dos décadas será indispensable intensificar la producción para dar alimento a más de 150 millones de personas. Propuso una política de alimentación sustentable, frenar la explotación del campo por parte de las mineras y advirtió “se han transgredido muchos de los límites biofísicos” amenazando a nuestra propia especie.

“No tenemos derecho a interrumpir la evolución de otras especies”, alertó y criticó “la veneración al mercado y el consumo enajenado” como los principales factores que amenazan al desarrollo sustentable.

"La actual ruta del desarrollo sustentable nos está llevando a un callejón sin salida": Julia Carabias al recibir la medalla Belisario Domínguez.

Posted by Homozapping on Wednesday, December 6, 2017

Recordó su experiencia en la Selva Lacandona, donde habitan “miles de personas en condiciones de pobreza”. Le recordó a Peña Nieto su compromiso con representantes de las comunidades que hablaron de las amenazas que gravitan sobre sus recursos naturales y la promesa de un programa de inversión.

El primer orador de la ceremonia solemne fue el senador chiapaneco Zoe Robledo, ahora del bloque PT-Morena, quien trazó las principales características de la biografía de Carabias: hija de españoles exiliados en México, estudiante de Biología en la UNAM, la primera en hablar de “la sustentabilidad ambiental del desarrollo” en los años setenta, integrante del Movimiento de Acción Popular (MAP) que dio origen al Partido Socialista Unificado de México (PSUM), activista que logró una reserva natural en el Pedregal de San Angel, en la Ciudad de México.

Junto a un grupo de agrónomos, “marchó a la montaña de Guerrero… Tenía empatía, tenacidad y capacidad de diálogo para estar en los rincones más oscuros de México, donde la vida no vale nada”, afirmó Robledo, provocando aplausos entre los asistentes..

En la selva Lacandona, donde está el 20 por ciento de toda la biodiversidad nacional, Julia Carabias logró el restablecimiento de la zona. “Después de Julia, hay esperanza. 360 mil hectáreas en Montes Azules han sido salvadas”, afirmó el senador chiapaneco.

Al final de su discurso, Robledo mencionó que para lograr la sustentabilidad y la evolución política en México se requiere “un cambio de régimen”.