La cadena televisiva CBS, que originalmente tomó la decisión de suspender a Charlie Rose del programa del cual era anfitrión, expresó ayer en un comunicado que, siguiendo las revelaciones publicadas en un reportaje de The Washington Post, “descubrieron un comportamiento realmente perturbador e intolerable”.

La decisión de la directiva de CBS se debe a que el artículo del Post derivó en que más mujeres se atrevieran a denunciar que habían sufrido abusos por parte de Rose cuando laboraban en su programa de entrevistas.

El martes por la mañana los ejecutivos de CBS determinaron que era imposible para él regresar a «CBS This Morning», la transmisión diaria que ha organizado conjuntamente durante los últimos cinco años.

CBS no nombró de inmediato un reemplazo para Rose en el programa. Sin embargo, ese mismo día, la cadena informó que algunas de las nuevas denuncias contra Rose fueron presentadas por colegas dentro de su organización de noticias.

«Al menos tres mujeres que pidieron no ser identificadas dijeron que experimentaron contacto sexual no deseado de Rose mientras trabajaban en CBS News», señalaron en un comunicado. «Dos de las mujeres que se presentaron en CBS dicen que no están listas para que los detalles de sus acusaciones se hagan públicas. Pero una tercera mujer alega que Rose susurró una insinuación sexual mientras la tocaba inapropiadamente en un evento relacionado con el trabajo”.