Publicado originalmente en Mediatelecom.

Directivos de compañías europeas de telecomunicaciones y tecnologías de la información argumentaron que sería mejor para la industria mantener las normas actuales que introducir una versión diluida de un plan diseñado para impulsar la inversión en redes de próxima generación.

Los responsables de 30 empresas, entre ellas Deutsche Telekom, Orange, BT, Telefónica, Ericsson y Nokia, dijeron que los cambios propuestos al Código Europeo de Comunicaciones Electrónicas fueron «malas noticias».

En una carta conjunta a los líderes del gobierno europeo y los ministros de telecomunicaciones, el grupo argumentó que los cambios del parlamento eliminan la estabilidad requerida para estimular la inversión en infraestructura 5G y fibra, informó el Financial Times (FT).

El objetivo del ataque industrial es la propuesta del Parlamento Europeo para aumentar el poder de los reguladores nacionales y un mayor escrutinio de los llamados oligopolios. Cuando el parlamento propuso los cambios a principios de este mes, las compañías de telecomunicaciones advirtieron que son contrarios a los objetivos de la Unión Europea para establecer un solo mercado digital en toda la región.

Operadores y fabricantes respaldaron ampliamente la actualización de las reglas de competencia y telecomunicaciones de la Comisión Europea (CE) que se propuso por primera vez en 2016, en medio de un impulso para revigorizar la industria, señaló FT.

La CE propuso modernizar las regulaciones actuales con el fin de cerrar un déficit esperado de 155 mil millones de euros en la inversión de 500 mil millones requerida para cumplir los objetivos de conectividad. El plan habría visto una reducción sustancial en la regulación sobre las inversiones conjuntas de infraestructura por parte de los operadores; una medida que podría permitir a las empresas más pequeñas participar en despliegues a gran escala que de otro modo no podrían permitirse.

Un elemento clave del plan vería que los proveedores de servicios de Internet y over-the-topestén cubiertos por las mismas regulaciones que los operadores, nivelando un campo de juego que las compañías de telecomunicaciones argumentan que está sesgado en favor de compañías que cosechan los beneficios de las inversiones de infraestructura de los operadores por usar las redes sin pagar las tarifas apropiadas.

Otros cambios incluyen extender el plazo de las licencias de espectro (brindando a los operadores una mejor oportunidad para recuperar la inversión en la licencia y las redes) y controles más estrictos sobre el uso eficiente del espectro. La CE también tenía como objetivo impulsar la inversión en áreas que ofrecen menos posibilidades de retorno de la inversión, incluidas las áreas rurales o escasamente pobladas.

El grupo envió su carta antes de una reunión de líderes gubernamentales europeos la próxima semana, informó FT.