En una conferencia de prensa en Ginebra, Suiza, Zeid Ra’ad Al-Hussein, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, dijo el miércoles que las repetidas denuncias del presidente Trump contra los medios de comunicación, como calificarlos de “mentirosos” o generadores de “información basura”, podrían llegar a tener consecuencias potencialmente peligrosas fuera de Estados Unidos. 

«Resulta realmente sorprendente cuando se piensa que la libertad de prensa no es sólo una piedra angular de la Constitución, sino algo que Estados Unidos defendió a lo largo de los años, algo que ahora está bajo el ataque del propio presidente», dijo Al-Hussein. «Es un cambio impresionante”. 

El equipo de prensa de Trump contestó hoy a las declaraciones. Sarah Huckabee Sanders, secretaria de prensa de la Casa Blanca, declaró: «Creemos en la prensa libre y pensamos que es una parte importante de nuestra democracia, pero la prensa también tiene una gran responsabilidad con el pueblo estadounidense de ser verídico Su trabajo es reportar las noticias, no crearlas”.

Hussein dijo que la violencia en Charlottesville fue «una abominación». “Los salmos nazis, la exhibición de esvásticas y los cantos antisemitas no tenían lugar en los Estados Unidos ni en ningún otro lugar”, dijo, y agregó: “Acusar a los medios de vender noticias falsas hace un tremendo daño. Creo que podría equivaler a incitación. En un enorme mitin, calificar a los periodistas como personas muy, muy malas, podría estirar la imaginación, la violencia. ¿Entonces qué podría pasar con los periodistas?».