Al reanudar sus actividades legislativas, el Senado de la República guardó un minuto de silencio por los fallecidos en el sismo de la semana pasada, al tiempo que los coordinadores del PRI, PAN, Partido Verde, PT y PRD se subieron a tribuna para ofrecer, cada bancada, una multimillonaria suma de recursos que se derivarían de las propuestas de renunciar al financiamiento público.

Se plantearon ahorros y cifras millonarias, desde los 11 mil millones hasta los 30 mil y los 160 mil millones de pesos, dependiendo si se incluye la venta del avión presidencial, la disminución o eliminación de los gastos en publicidad del gobierno federal, pero no se aprobó nada. Fue una ceremonia de posicionamientos y condolencias.

Emilio Gamboa Patrón, coordinador de la bancada del PRI, afirmó que su partido renunciará al 100 por ciento de los recursos que le restan para 2017, que suman 258 millones de pesos, y que se devolverán a la Tesorería de la Federación.

El senador priista afirmó que con las iniciativas de reformas constitucionales presentadas por su partido “para eliminar todo financiamiento público” en 2018 permitirá que se destinen 6,800 millones de pesos a la ciudadanía afectada; y con la eliminación de 200 diputados federales y 458 legisladores locales de representación proporcional, así como 32 senadores plurinominales y 32 de primera minoría, se ahorraría un monto de 11 mil millones de pesos.

En la ceremonia de las propuestas y las promesas, el coordinador del PAN, Fernando Herrera, afirmó que la propuesta de su partido, junto con la del Frente Ciudadano por México (que agrupa al PAN, PRD  y MC) se suprimirá “el 100 por ciento de subsidio a los partidos políticos y al mismo tiempo se pondrá en marcha un plan de austeridad en el sector público”.

Planteó que también es necesario eliminar los gastos médicos, viáticos y vales de gasolina de altos funcionaros, así como los gastos de publicidad gubernamental. “Se trata de una propuesta integral para iniciar la reconstrucción nacional”, afirmó Herrera, quien criticó veladamente al PRI al señalar que “celebramos que otras expresiones políticas hayan variado su posición inicial y hoy acompañen esta exigencia colectiva”.

El coordinador del PT-Morena, Manuel Bartlett, presentó otra iniciativa que, además, propone detener la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México para destinar 140 mil millones de pesos a la reconstrucción, reducir a la mitad el sueldo de los altos funcionarios públicos, eliminar los gastos en publicidad, así como la pensión a expresidentes y vender el avión presidencial.

Con ello, calculó Bartlett, se liberarán recursos hasta por 160 mil millones de pesos, y se dispondrán de otros 300 mil millones para el plan de apoyo a las comunidades afectadas.

Luis Sánchez, coordinador del PRD, reiteró que es necesario modificar la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales para reducir las prerrogativas de los partidos y modificar los topes máximos de gastos de campaña en elecciones federales y locales, así como recortar el 70 por ciento de los gastos en comunicación social de los tres Poderes de la Unión y de los organismos autónomos.

El coordinador del Partido Verde, Carlos Alberto Puente, apoyó la propuesta del PRI y planteó crear una “contraloría ciudadana” para administrar estos recursos integrada por Enrique Krauze, Héctor Aguilar Camín, Ricardo Raphael, Carlos Elizondo Mayer, Ana Laura Magaloni y Leonardo Curzio.