La mañana de este 5 de septiembre el fiscal general de los Estados Unidos, Jeff Sessions, anunció que el gobierno de Donald Trump había tomado la decisión de eliminar definitivamente el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés). Se trata de un sistema establecido por Barack Obama, a través de una orden ejecutiva, que daba la oportunidad a jóvenes indocumentados menores de dieciséis años para estudiar y trabajar el país. El programa beneficiaba a más de 800 mil jóvenes que ahora están en riesgo de ser deportados.

Immigration can be a controversial topic. We all want safe, secure borders and a dynamic economy, and people of goodwill…

Posted by Barack Obama on Tuesday, September 5, 2017

Esta tarde, el expresidente Obama respondió ante la medida de Trump a través de un mensaje de Facebook. “Todos queremos fronteras seguras”, señaló, “pero de eso no se trata la medida que la Casa Blanca tomó el día de hoy. Esta decisión se trata de jóvenes que crecieron en América, niños que estudian en nuestras escuelas, jóvenes adultos empezando sus carreras, patriotas que han jurado lealtad a nuestra bandera. Calificando la medida de “cruel” y “errada”, Obama resaltó que muchos de los jóvenes en riesgo de ser deportados ni siquiera conocen otro país ni hablan otro idioma que no sea el inglés.

Por su parte, Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, declaró que “éste es un día triste para nuestro país. La decisión de poner fin a DACA no es sólo una equivocación, es particularmente cruel ofrecer a los jóvenes el sueño americano, animarlos a salir de las sombras y a confiar en nuestro gobierno, y luego castigarlos”.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SER) publicó esta tarde un comunicado en el que resaltaba que “el Gobierno de México ha enviado cartas a senadores y congresistas exponiendo el valor de los jóvenes DACA para la sociedad estadounidense y exhortándolos a encontrar pronto una solución permanente que les brinde certidumbre jurídica”.

La SRE lamentó la decisión de Trump y aceptó que “el Gobierno Federal tiene un imperativo moral de actuar, por la vía diplomática y siempre en estricto apego a derecho, para promover activamente ante los Poderes Ejecutivo y Legislativo de los EEUU una pronta solución a la incertidumbre jurídica que enfrentan a partir de ahora los jóvenes DACA”. La Cancillería dijo que redoblará esfuerzos “para garantizar la más amplia protección consular a los jóvenes que sean afectados por esta medida”, proporcionando asistencia legal y recibiendo “con los brazos abiertos a los jóvenes Dreamers que regresen a nuestro país”.

El presidente Enrique Peña Nieto también hizo pública su postura con respecto a la medida a través de Twitter, al estilo de su par norteamericano.

Peña señaló que la Cancillería buscaría certeza para los jóvenes dreamers a través de la vía legislativa en los Estados Unidos y que México recibiría “con los brazos abiertos” a las personas que sean deportadas.