El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) aprobó el pasado 15 de agosto la mega fusión de los gigantes norteamericanos AT&T, proveedor de telefonía móvil e internet, y Time Warner, propietario de HBO, Turner, la cadena televisiva CNN y de estudios cinematográficos como Warner Bross, siempre y cuando ambas se separen de la empresa de televisión restringida Sky, propiedad de Grupo Televisa, a nivel de consejeros y personal relevante para evitar riesgos contrarios a la competencia.

En su resolución, los comisionados del IFT destacaron que AT&T presta en México servicios de telefonía móvil y de manera indirecta participa en el mercado de la televisión restringida a través de Sky. Como se recordará, AT&T adquirió DirecTV que forma parte del consejo de accionistas de Sky México. El otro accionista es la empresa de Emilio Azcárraga Jean.

En Estados Unidos esta megafusión ya se aprobó por las autoridades regulatorias antimonopolios y de comunicación. La operación será de 85 mil millones de dólares.

A su vez, Time Warner (TW) provee licencias de canales y programas a través de Turner, HBO y Larner. A través de HBO participa en HBO Latin American Group (HBO Lag)  en la provisión de canales de televisión de paga tanto en México como en América Latina.

Por esta situación, el IFT condicionó esta megafusión a “la separación de Sky México respecto a la provisión de canales para proveedores STAR por parte de TW y AT&T a nivel de consejeros y personal relevante”.

La segunda condición es que HBO Lag se separe de las operaciones de Time Warner en la provisión de canales de tv de paga. La tercera condición es establecer “obligaciones para atender todas las solicitudes de acceso a canales que Time Warner rinda de los proveedores de la tv de paga y a negociar en condiciones competitivas”.

La megafusión “podría generar riesgos de efectos contrarios a la competencia económica y libre concurrencia, debido a que la participación de AT&T y Sky, y su asociación con Grupo Televisa, crearía incentivos a AT&T/ TW”, afirmó el IFT, ya que de manera unilateral puede impedir el acceso a la provisión y licenciamiento de canales y paquetes de canales de televisión de paga a terceros, diferentes a Sky México y Grupo Televisa.

“Establecer barreras a la entrada y desplazar a esos terceros ene l mercado relacionado de provisión de la TV de paga y coordinarse o intercambiar información con Televisa en la provisión de canales para Tv de paga”, alertó el organismo regulador.