Las horas posteriores al cierre de casillas, durante la pasada jornada electoral en el Estado de México, se caracterizaron por la victoria anticipada que se atribuyeron los principales candidatos a la gubernatura. El PRI felicitó al primo en octavo grado de Enrique Peña Nieto por haber ganado la contienda ni bien entradas las 6 de la tarde. ¿Para qué esperar a los resultados oficiales?, se habrán preguntado, si ya tenemos chanchuyo preparado. Juan Zepeda dijo en conferencia que el PRD había sido el gran ganador de la jornada, quizás porque no cayó tan hondo como se pensaba, después de los múltiples problemas al interior del partido. Por su parte, el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, también anunció la victoria de la candidata Delfina Gómez, quien no ratificó esta postura sino hasta que estuvo computado el 25% de las actas en el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP).

Para que este panorama se hiciera más confuso sólo faltaba que Teresa Castell  también se proclamara ganadora. La lentitud del PREP y las encuestas apócrifas generaron un ambiente de incertidumbre que hasta ahora no ha sido del todo disipado. Afortunadamente, la ciudadanía pudo irse a la cama con una certeza en mente: Josefina Vázquez Mota no había ganado la contienda y sus resultados habían resultado incluso peores que los previstos. Chepina esperó poco para reconocer su derrota, como si siguiera un guion muy parecido al que ya vimos ejecutarse en 2012.

Aunque nadie esperaba demasiado de ella, salvo el 11.29% de los electores que le dieron su voto, Josefina nos regaló con su derrota los mejores memes de la noche.

Las aportaciones que JVM ha realizado en favor de la cultura de nuestro país se ven así amplificadas, por si no tuviéramos suficiente con su obra literaria, entre la cual destacan las publicaciones Nosotros los dreamersDios mío, hazme viuda por favor (obra que, según Google Books, ya se vende re-editada con nuevos capítulos, como «Cuando los hijos regresan o nunca se van»).

Josefina se perfila como la musa de la nueva ola del realismo mágico.

Para Ricardo Anaya esta derrota no es motivo para abandonar la presidencia del partido. Los resultados, asegura, no fueron culpa de la campaña de la candidata. El líder nacional dio su «reconocimiento a quien dio una batalla extraordinaria por transformar el Estado de México» y aseguró que «estamos profundamente orgullosos de ti, Josefina Vázquez Mota”.

Lo cierto es que el cobijo de la gran familia del PAN no hace menos irrisorios los resultados de la candidata.

La buena noticia para la candidata es que su carrera como perdedora oficial de elecciones, partidos y contiendas va viento en popa.

La mala es que nosotros seguimos pagando sus campañas.

Te queremos, Josefina. Pídele a tus hijas que nos manden una postal en el próximo viaje que hagan alrededor del mundo. ¡Suerte para la próxima!