Raúl Olmos, periodista miembro del organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI),  publicó un comunicado donde informa que Pemex asignó a la constructora brasileña Odebrecht obras por 4,254  millones de dólares en la refinería de esa población en Hidalgo. Subraya que las ampliaciones de contrato coinciden con el pago de sobornos por 6 millones de dólares, revelado en diciembre en Estados Unidos.  De acuerdo con Olmos, una auditoría de la Secretaría de Función Pública (SFP) descubrió infracciones de la Ley Anticorrupción y se informó que esa instancia podría aplicar una multa de hasta $160 millones de pesos.

El 14 de junio la SFP inició cuatro procedimientos administrativos sancionatorios por las obras en Tula,  dos contra empresas filiales de Odebrecht y otras dos contra sus representantes legales. La SFP dijo en un comunicado: «Este miércoles (14 de junio) se notificó a Odebrecht y sus representantes, quienes en términos de ley tendrán derecho al desahogo de pruebas”. 

“En caso de comprobarse que Odebrecht incurrió en alguno de estos actos de corrupción en Tula, se le podría aplicar una multa de hasta 160 millones de pesos (equivalente a dos millones de veces el salario mínimo, según la Ley), así como inhabilitación por 10 años para participar en contrataciones federales”, menciona Olmos. 

Las auditorías se enfocarán en evaluar los contratos que Pemex entregó a la constructora brasileña  el 22 de diciembre de 2016, un días después de que, en Estados Unido,s ejecutivos de Odebrecht confesaron haber pagado sobornos por 10. 5 millones  de dólares a funcionarios  a mexicanos a cambio de beneficios entre 2010 y 2014.

Rememora Olmos:  “El 15 de febrero de 2014, Pemex le asignó en forma directa un primer contrato en Tula por 1,436 millones de pesos para la obra de adecuación de plataformas y terrenos para la reconfiguración de la refinería. Nueve meses después, el 20 de noviembre de 2014, otorgó una primera ampliación a esa misma obra, por 358 millones 230 mil pesos. Estaba previsto que la obra concluyera en agosto de 2015, y en ese lapso Pemex autorizó un segundo pago adicional por otros 879 millones de pesos. En total, el monto de este contrato se elevó a 2 mil 315 millones de pesos. Lo anterior representó un sobrecosto de 61% respecto al presupuesto original. (…) Están pendientes los resultados de la revisión a los contratos de Odebrecht en las refinerías de Minatitlán y Salamanca, en el tramo norte-II del gasoducto Los Ramones y en el proyecto Etileno XXI, en el que Pemex acordó venderle al consorcio brasileño gas etano a precio preferencial –por debajo del costo comercial- por 20 años, con opción de prórroga”.