El doctor José Manuel Mireles Valverde, líder de las autodefensas del estado de Michoacán, fue liberado este 11 de mayo por el juzgado quinto de distrito, con sede en Uruapan, pero tendrá que seguir su proceso y cumplir con el pago de 30 mil pesos de fianza, “no salir de la entidad ni del país”, así como “acercarse o comunicarse con determinadas personas”.

Mireles Valverde permanecerá aún sujeto a proceso por su “probable participación” en los delitos de portación de armas de fuego de uso exclusivo del ejército, según el comunicado del juzgado federal. Desde el 27 de junio de 2014 Mireles fue detenido en Lázaro Cárdenas, Michoacán, junto con otras 69 personas.

Su detención generó una oleada de protestas en México y en el extranjero. Durante casi tres años el hashtag #LiberenAMireles se difundió en Twitter y se reiteraron las acusaciones en contra del irregular proceso que lo llevó a estar preso.

Mireles se convirtió en el dirigente con más respeto y seguidores entre los autodefensas de Michoacán que enfrentaron desde hace más de 4 años a la doble violencia de los cárteles del narcotráfico como los Templarios y el Cartel Jalisco Nueva Generación, así como a los policías federales que comandó el “comisionado especial” Alfredo Castillo Cervantes, enviado por el presidente Enrique Peña Nieto.

Mireles no se sumó al grupo de la Fuerza Rural Estatal, creado por Castillo Cervantes, y criticó a otros líderes como Estanislao Beltrán e Hipólito Mora, que lo traicionaron.

La libertad condicional para Mireles se concretó después de dos años de litigio. Líderes del Movimiento Ciudadano (MC), familiares y abogados del doctor presentaron una denuncia penal, apenas el pasado 10 de febrero, en contra del juez quinto, Rubén Olvera Arreola, por delitos contra la administración de justicia.

El estado de salud del doctor Mireles ha decaído en los últimos meses. En recientes audios grabados por el líder de las autodefensas acusó al gobierno de Peña Nieto por encarcelar a quienes buscaron la justicia por otros medios, mientras quienes esperaron el apoyo de las autoridades “están muertos o desaparecidos”.

Permanecen presos aún cerca de 40 integrantes de las autodefensas que lideró Mireles y más de 300 personas que se levantaron en armas en Michoacán en contra de los Caballeros Templarios.