El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, designó a Edgar Olvera Jiménez como nuevo subsecretario de Comunicaciones, en lugar de Mónica Aspe Bernal, quien se convertirá en representante permanente de México ante la Organización para la Coordinación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Olvera Jiménez será el tercer subsecretario de Comunicaciones en este sexenio, después de Ignacio Peralta, actual gobernador de Colima, y de Aspe Bernal. De 43 años y oriundo de Hidalgo, Olvera Jiménez se desempeñaba como Coordinador de Proyectos Técnico Regulatorios en la dependencia, es decir de mejorar la normatividad aplicable al sector de telecomunicaciones.

Según Ruiz Esparza, parte de la encomienda para el nuevo subsecretario será dar continuidad a la ejecución de las políticas y proyectos derivados de la reforma de telecomunicaciones de 2013.

Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma del Estado de Querétaro, Olvera Jiménez participó desde 2009 en la subsecretaría de Comunicaciones, en donde participó y dirigió diversos proyectos a cargo de equipos multidisciplinarios tales como la adquisición del Sistema Satelital Mexicano (Mexsat), la licitación de la fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), y el concurso de la Red Compartida.

El relevo de Aspe Bernal se produce en momentos de intenso enfrentamiento entre los concesionarios de radio y televisión con el Instituto Federal de Telecomunicaciones, el “albazo” legislativo en la Cámara de Diputados para quitarle facultades al organismo regulador en materia de defensa de los derechos de las audiencias, así como de un sordo enfrentamiento entre la ex subsecretaria y Alejandra Lagunes, coordinadora de la Estrategia Digital Nacional del gobierno federal.

Aspe Bernal, politóloga y experta en tecnologías digitales para el desarrollo, no pudo vencer las resistencias y el enfrentamiento con el área de Lagunes. Aspe fue finalmente la responsable de que se cumpliera con el llamado “apagón analógico” y con la licitación de la Red Compartida, que generó una polémica y denuncia en tribunales del Consorcio Rivada, perdedor.