La mañana de este lunes, el escritor mexicano Sergio González Rodríguez falleció a causa de un infarto. El también periodista había sido reconocido dentro y fuera del país, por su destacada trayectoria, con galardones como el Premio Casa Amèrica Catalunya a la Libertad de Expresión en Iberoamérica 2013. Apenas el año pasado, la Feria del Libro de Guadalajara le había concedido el Premio Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez en reconocimiento a su trabajo. Gran parte de la obra de González Rodríguez estuvo dedicada a analizar los fenómenos violentos que enfrenta México; labor que no estuvo exenta de las amenazas que día con día atraviesa la libertad de expresión en el país más peligroso para ejercer el periodismo en América Latina.

Sergio González Rodríguez fue autor de una trilogía dedicada al estudio de la violencia en la sociedad mexicana. Ésta inicio con su reportaje en torno a las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, consumado a través de la obra Huesos en el desierto, publicada en 2002. Durante esta investigación, González Rodríguez fue víctima de un asalto a bordo de un taxi, cuando un grupo de hombres lo agredió y le dejó severamente lesionado. La segunda entrega de su trilogía fue El hombre sin cabeza, un estudio sobre las decapitaciones efectuadas por el crimen organizado y sobre sus usos rituales. Tanto esta obra, publicada en 2009, como Huesos en el desierto, han sido traducidas a diversos idiomas. En 2014, la publicación de Campo de Guerra representó el fin de esta serie. Sergio González Rodríguez también fue autor de novelas, ensayos y guiones para documentales.

En su más reciente libro, Los 43 de Iguala, González Rodríguez investigó los sucesos en torno a la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero. Su obra habla de un “Estado que simula el respeto a la ley y que funciona de acuerdo a sus disfuncionalidades”, recordando que el índice de impunidad en el país se encuentra arriba del 90% de los delitos cometidos.