Las relaciones entre Rusia y Turquía, tradicionalmente amistosas, atraviesan un momento difícil.