Wikileaks, organización mediática internacional sin ánimo de lucro que publica a través de su sitio web informes anónimos y documentos filtrados, que laAgencia Central de Inteligencia (CIA) cuenta con un arsenal de armas cibernéticas que le permite el acceso secreto a teléfonos móviles, tablets, televisiones inteligentes y posiblemente hasta automóviles.

Wikileaks difundió casi 8 mil páginas web y 943 adjuntos que detallan herramientas de software empleadas por la CIA para intervenir y hasta tomar control total de aparatos móviles y computadoras.

Estas herramientas pueden tomar el control de aparatos y equipos de Apple, Google Android y Samsung e intervenir casi todos los principales sistemas operativos, incluidos los de Microsoft y Linux.

Las revelaciones más notables incluyen que la CIA y agencias de inteligencia de países aliados han logrado evadir la protección de sistemas de cifrado en teléfonos y servicios de mensajería como Signal, WhatsApp y Telegram. Con ello, según explicó Wikileaks en su análisis, los espías cibernéticos pueden obtener los mensajes de texto y audio antes de que sean cifrados por los servicios de privacidad.

Entre las herramientas de ciberespionaje más exóticas está una llamada Weeping Angel (ángel llorón), que convierte televisiones inteligentes Samsung en escuchas electrónicos. El programa, desarrollado en cooperación con la inteligencia británica, permite que ese tipo de televisor, aun cuando parecer estar apagado, puede ser empleado para vigilar un cuarto y transmitir conversaciones por Internet a un servidor de la CIA.

Los documentos provienen del Centro de Inteligencia Cibernética de la CIA y no se sabe quién los filtró o cómo fueron obtenidos. Wikileaks afirmó que la CIA “perdió control de la mayoría de su arsenal de hackeo” recientemente, y que “los documentos circularon entre exhackers y contratistas del gobierno estadounidense de manera no autorizada, uno de los cuales entregó a Wikileaks porciones del archivo”.

Con información de La Jornada.