El gigante de las telecomunicaciones y la telefonía móvil AT&T avanzó en su proyecto de adquirir, por 85 mil millones de dólares, la compañía de medios, entretenimiento, información y cine Time Warner, propietaria, entre otras, de la cadena de noticias CNN, el canal HBO y sus grandes éxitos recientes, como la serie Game of Thrones, el canal TNT y los estudios de cine más importantes de Hollywood. Si todo marcha como hasta ahora, la fusión se realizaría a finales de año.

El 27 de febrero pasado, Ajit Pai, presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos afirmó al periódico The Wall Street Journal que quizá no era necesario que el organismo regulador revise el acuerdo de compra-venta por los cambios en la estructura del acuerdo.

Aún faltaría la aprobación del Departamento de Justicia de Estados Unidos para que se realice la fusión entre AT&T y Time Warner, pero la aduana más difícil es la FCC, que debería determinar si una operación de este tipo beneficia al público o genera un nuevo monopolio.

Desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, el pasado 20 de enero, la FCC ha permitido muchas más fusiones y procesos de integración que podrían considerarse monopólicos.

Trump se expresó en contra de esta fusión durante la campaña de 2016. En octubre del año pasado afirmó que se opondría tajantemente porque implicaría “demasiada concentración de poder en manos de unos pocos”.

Según el sitio de noticias digitales Breitbart, vinculado a Steve Bannon, el especialista Peter Navarro, asesor económico del presidente norteamericano, afirmó que Trump “nunca aprobaría un acuerdo de tal tipo”.

Sin embargo, la misma agencia le preguntó al jefe de la Casa Blanca el pasado 2 de marzo sobre esta megafusión. Trump respondió que “no tiene ningún comentario sobre el acuerdo, pero creo que debe haber una mayor competencia en los medios”.

Las otras grandes fusiones

Con la incorporación de los contenidos de Time Warner, AT&T se convertirá en un gigante de las telecomunicaciones y de los medios de comunicación y de entretenimiento.

Esta sería la mayor fusión después de que AT&T adquiriera DirecTV por 49 mil millones de dólares.

Según el CEO de AT&T, Randall Stephenson, la fusión “busca agregar más contenido y programación original” para enfrentar la nueva dinámica del negocio de la televisión y el cine que enfrentan el desafío del video en streaming y las llamadas compañías Over The Top (OTT), como Netflix.

Esta fusión se daría en el marco de un intenso reacomodo. En los últimos dos años, Comcast, el mayor proveedor de televisión por cable en Estados Unidos, adquirió NBC Universal y DreamWorks. A su vez, Disney compró a Marvel, LucasFilm e invirtió en el servicio de streaming MLB Advanced Media.