A un mes de su mandato, analizamos su actitud polémica en Twitter, además del sentido del humor sueco tras el atentado inexistente.