La competencia entre dos o más bolsas de valores en México es “prácticamente inminente” con la autorización de la Bolsa Institucional de Valores (BIVA). La Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) está revisando el borrador de un nuevo decreto que establece las reglas de operación, de intercambio de información, y la creación de “comités de vigilancia” al interior de dos o más bolsas de valores para el país.

El borrador de este proyecto elaborado por la Secretaría de Hacienda y de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), de la cual Proceso tiene una copia, prácticamente le pone punto final al monopolio que durante varios lustros tuvo la Bolsa Mexicana de Valores S.A. (BMV) y señala distintas disposiciones para “procurar la igualdad entre los participantes” del mercado bursátil, establece “normas relativas a revelación de información, controles en los sistemas informáticos y seguridad de la información que manejan las bolsas de valores”.

Esta nueva regulación ordena la creación de un “comité de vigilancia de las bolsas” que deberá determinar “los hechos que generarán reportes de alertas” e incluye un amplio apartado sobre la “conducta de negocios” que obligará a las bolsas de valores a abstenerse de establecer cualquier arancel o reembolso que pudiera “generar conflictos de interés o prácticas contrarias a los sanos usos bursátiles entre sus participantes” y “comprometer la viabilidad financiera de su modelo de negocios o afectar la prestación de sus servicios”.

Ordena también la elaboración de planes de acción y operación frente a “contingencias operativas” que obligará a crear “sistemas o canales de comunicación con las casas de bolsa, con el público en general, con las contrapartes centrales de valores”, entre otros.

Además, prevé la creación de un “contralor normativo” en las bolsas de valores que sea “independiente” de las áreas de operación, administrativas, de auditorías y de sistemas.

La publicación en el Diario Oficial de la Federación de esta nueva normatividad se realizará en las próximas semanas y corre en paralelo con la autorización de la concesión que debe otorgar la Secretaría de Hacienda a la nueva Bolsa Institucional de Valores (BIVA), operada por Central de Corretajes (Cencor), dirigida por Santiago Urquiza (ver Proceso No. 2098).

“Cencor lleva 25 años en el sector financiero, desarrollando plataformas de negociación. La nueva bolsa de valores no era ajena a nuestro proyecto. Es una cuestión de integración vertical. En estos 25 años hemos creado infraestructura para mercado de valores en más de 8 países”, afirmó Fernando Pérez Saldívar, director del proyecto BIVA.

Entrevistado por Proceso, Pérez Saldívar relató que la primera solicitud para tener la concesión de BIVA se presentó el 29 de octubre de 2015 ante la Secretaría de Hacienda. Negó cualquier vínculo o relación con los dos últimos titulares de la dependencia, Luis Videgaray y José Antonio Meade, y desestimó que exista un riesgo para los capitales del Fondo Nacional de Pensiones de Pensionissste que participan en el Certificado de Capital de Desarrollo (CKD) número 4 que aportó 450 millones de pesos que faltaban para arrancar el proyecto de la nueva bolsa de valores.

Pérez Saldívar desestimó el riesgo de que una nueva bolsa “fragmente” el mercado bursátil mexicano, tal como advirtió el estudio Estado del mercado de capitales mexicanos, realizado por Equity Research Desk LLC, a petición de la BMV.

En contraparte, el responsable de BIVA mencionó que ellos tienen en su página institucional más de 50 estudios de universidades extranjeras y mexicanas que hablan de la necesidad de más bolsas de valores.

“Tan sólo te aporto un dato: México es la economía número 15 del mundo, y las 14 que nos anteceden tienen más de 1 bolsa de valores. Caso extremo es el de Estados Unidos que tiene 13. Canadá tiene 5. Brasil es la excepción. Hay un intento de proyecto que lleva mucho más tiempo que el nuestro, pero ahí se han encontrado con problemas de índole político”, afirmó Pérez Saldívar.

-¿Existirá bajo esta nueva regulación la fungibilidad de valores? ¿De qué se trata este concepto?

-Es muy buen tema. Nosotros vamos a tener un registro secundario de todas las emisoras que cotizan en la bolsa de valores desde el primer día. Cualquier valor podrá ser negociado en BIVA o en la BMV. A eso se le llama fungibilidad: que los valores puedan cotizar en una u otra bolsa.

“Aquí el beneficio primario es para el emisor, para la empresa, porque sus valores se cotizarían en ambas bolsas”.

-¿No hay riesgo de canibalizar el mercado?

-No. Las empresas simplemente tendrán la opción de listar sus valores escogiendo entre dos o más bolsas.

-¿La fungibilidad no existía en México?

-Existe en donde hay dos o más bolsas de valores. Por ejemplo, en Estados Unidos tú puedes comprar acciones de Apple o Facebook en cualquiera de las 13 bolsas. Este es un mecanismo muy eficiente para el mercado de valores.