El Consorcio Rivada afirmó que continuará con sus dos juicios de amparo y la investigación en curso del Órgano Interno de Control de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en contra de la licitación de la Red Compartida a favor de Altán por tres elementos: la descalificación de Rivada Networks, “la utilización de información confidencial” de la SCT por parte del consorcio ganador y la participación del gobierno de China en la composición de Altán.

En un comunicado emitido un día después de que Altán y Promtel, organismo de la SCT, firmaron el acuerdo de Asociación Público Privado (APP) para desplegar la Red Compartida, Rivada afirmó que “no detendrá los procesos legales iniciados en tribunales mexicanos para demostrar que su descalificación fue ilegal y que, además, existen serias irregularidades por presuntos actos de corrupción durante el proceso”.

Rivada insistió que “se actuó de manera ilegal” en su contra y que la SCT “fue parcial en un proceso que debía ser equitativo en beneficio de la sociedad mexicana”.

En su resumen de hechos, Rivada expone que una de las irregularidades “más preocupantes” es la participación en el consorcio ganador de China Mexico Fund LP, que está compuesto por fondos provenientes de bancos propiedad del gobierno chino, especialmente China Investment Corporation y el China Development Bank, subsidiario de China Development Bank capital.