En Turquía el 2017 ha comenzado con un atentado que dejó como saldo 39 personas muertas, 16 de ellas extranjeras, y al menos 69 heridos, según han informado las autoridades. Aproximadamente a las 1:15 horas del 1 de enero, hora local, el atacante entró en la discoteca Reina de Estambul, ubicada junto al Bósforo, y disparó con un arma de largo alcance en contra de los asistentes del lugar.

Según informó el primer ministro de Turquía, Binali Yildirim, el terrorista pudo huir y dejó abandonada el arma en el sitio del ataque. En este sentido, agregó, la policía ya cuenta con los primeros indicios de la identidad el atacante.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, manifestó que se trata de un ataque «atroz», el cual busca «destruir la moral de la nación y crear el caos». Las autoridades han lanzado una operación policial para dar con al autor de la matanza.

Con información de EFE y El País.