El asalto a las instalaciones de Aristegui Noticias (espacio informativo en Internet) perpetrado por dos mujeres y tres hombres, ocurrido el 13 de noviembre pero revelado hoy, sólo puede interpretarse como un nuevo atentado al ejercicio periodístico y la libertad de expresión de la periodista Carmen Aristegui y su equipo de colaboradores.

Como se observa en el video de las cámaras de seguridad que circula en la red, los dos individuos más visibles que incursionan ilegalmente en el lugar realizan maniobras con violencia, asaltan las instalaciones de Aristegui Noticias y se toman todo el tiempo posible para introducirse en las oficinas y la redacción.

Por la estrategia implementada por los asaltantes, por tanto esmero y tiempo invertidos y por los objetos sustraídos (una computadora guardada de la Unidad de Investigaciones Especiales, entre otros), el objetivo de la acometida sólo pudo ser sustraer información considerada como valiosa.

Un asalto o allanamiento ilícito a un medio de comunicación sólo puede explicarse como un intento por obtener materiales informativos e intimidar el libre ejercicio de la libertad de expresión por ciertas temáticas incómodas o que comprometen la actuación de autoridades, personajes públicos o privados.

La Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) lamenta lo sucedido y expresa su solidaridad con Carmen Aristegui y sus colaboradores por este nuevo atentado a las instalaciones, la libertad de expresión y el derecho a la información.

La Amedi hace un llamado enérgico a las autoridades locales para hacer un seguimiento de los perpetradores, pues sus rostros son visibles en todo momento y el gobierno de la Ciudad de México cuenta con una amplia red de cámaras de video vigilancia disponible las 24 horas del día.

Exigimos justicia pronta y expedita para la periodista y su equipo, así como medidas de protección. Esos ataques e intimidaciones buscan minar los derechos comunicativos de la reconocida periodista, pero también de la sociedad. En México los periodistas sufren constantes ataques, por lo que la situación de la libertad de expresión en el país es alarmante.

Vía Amedi.