Este lunes 17 de octubre iniciará transmisiones la tercera cadena de televisión abierta digital Imagen TV o Cadena 3, del Grupo Empresarial Ángeles (GEA), propiedad del empresario Olegario Vázquez Raña y dirigida por su hijo Olegario Vázquez Aldir, en medio de la peor época para el negocio de la televisión abierta en México, por la disminución de los ratings y la competencia de los medios digitales, con sospechas y señalamientos de favoritismo del poder político desde el sexenio de Vicente Fox hasta el de Enrique Peña Nieto cuando finalmente ganaron una de las dos cadenas de 123 frecuencias licitadas por el Instituto Federal de Telecomunicaciones, a finales de 2014.

La historia de este ascenso se ha escrito de la mano de los tres últimos presidentes de la República. Propietario de cadenas de hoteles, restaurantes, hospitales, constructora, de centros de apuestas, de un banco y de otra serie de empresas vinculadas a la seguridad, el Grupo Empresarial Angeles (GEA) inició su ascenso en el negocio de las concesiones de medios electrónicos en México en la cumbre del sexenio de Vicente Fox, el primer presidente que surgió de las filas del PAN.

En junio de 2003 GEA adquirió por 50 millones de dólares el consorcio radiofónico Grupo Imagen, la plataforma que sirvió para su ascenso en el selecto y cerrado club de los concesionarios de medios electrónicos. En menos de tres años, Grupo Imagen se convirtió en uno de los cinco grupos radiofónicos más importantes del país junto con Radiorama, ACIR, Radio Mil, Radio Centro, MVS y Radio Fórmula con décadas en el negocio y Olegario Vázquez comenzó a rivalizar directamente con su hermano Mario Vázquez Raña, propietario de la Organización Editorial Mexicana y de la cadena radiofónica ABC, cuyo crecimiento exponencial se dio desde el sexenio de Luis Echeverría Alvarez.

El especialista Gabriel Sosa Plata, autor del libro Innovaciones Tecnológicas de la Radio en México identificó al grupo GEA como al grupo Mac Multimedia, de la familia mexiquense Maccise, como “los más beneficiados” en el sexenio de Vicente Fox dentro de la industria de la radio.

El gran salto de Olegario Vázquez Raña en la industria mediática se produjo justo en el sexenio de Vicente Fox cuando adquirió también el periódico Excélsior, la cooperativa periodística más antigua e influyente en los medios impresos hasta antes del golpe al equipo de Julio Scherer en 1976, la señal del canal XHRAE-TV, Canal 28, que durante años fue propiedad de un enigmático empresario bajacaliforniano Raúl Aréchiga, dueño de Aerocalifornia, adquirió cerca de 45 estaciones de radio FM en distintas ciudades del país y recibió 20 permisos de la Secretaría de Gobernación para operar centros de apuestas remotas (books) y salas de sorteos de números (bingos) a través de Eventos Festivos de México, representada por José Luis Alberdi, apoderado jurídico de varias empresas de GEA.

Durante el sexenio de Felipe Calderón, GEA consolidó su posición empresarial en el mundo mediático, pero mantuvo su aspiración a tener una tercera cadena nacional de televisión abierta, proyecto que se frustró ante la presión de Televisa y TV Azteca, las dos empresas que se repartieron ese mercado en un 70 y 30 por ciento, respectivamente.

Con Calderón se canceló la posibilidad de licitar una “tercera y hasta cuarta cadena televisiva” con la licitación de 170 a 200 estaciones de televisión y 650 concesiones disponibles de radio en Frecuencia Modulada. La sociedad entre General Electric y Telemundo a través de la empresa Palmas 26 se frustró, al igual que los distintos ensayos de GEA para expandirse.

Se especuló de una posible alianza entre los Vázquez Raña y el magnate telefónico Carlos Slim, quien consolidó en ese sexenio una sociedad con Grupo MVS para lanzar la compañía Dish, de televisión restringida vía satelital, que aceleró la disputa entre América Móvil y el duopolio televisivo.

Fue hasta el presente sexenio de Enrique Peña Nieto, tras la reforma constitucional de radiodifusión y telecomunicaciones, que GEA participó y ganó en una de las dos cadenas nacionales de 123 frecuencias cada una que licitó el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

De los ocho grupos originales que se apuntaron para la licitación de las dos cadenas quedaron sólo tres: Grupo Imagen, de Olegario Vázquez Raña, Grupo Tepeyac, de su hermano y rival mediático Mario Vázquez Raña, y Grupo Radio Centro, del empresario radiodifusor Francisco Aguirre.

El 11 de marzo de 2015 el pleno del Instituto Federal de Telecomunicaciones anunció que Grupo Imagen que presentó una propuesta económica de 1, 808 millones de pesos por 123 frecuencias y Grupo Radio Centro, de Francisco Aguirre, que por el mismo número presentó una oferta superior de 3 mil 58 millones fueron los ganadores. El 10 de abril finalmente Aguirre se bajó de la licitación y quedó firme sólo la tercera cadena de los Vázquez Raña.

El compromiso es que en menos de 3 años garantice una cobertura del 30 por ciento de esas 123 frecuencias y en 5 años se logre el 100 por ciento de los 106 millones de habitantes potenciales. Los cálculos del IFT es que en este lapso, Cadena Tres podría quedarse con un 8.5 por ciento del mercado de televisión abierta que actualmente dominan Televisa y TV Azteca.

(Continúa mañana)