La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) sólo ha recibido 54 mil televisiones analógicas para su acopio y reciclaje, de los 40 millones de aparatos que se estimaron dejarían de ser utilizados tras el apagón analógico el pasado 31 de diciembre de 2015.

Con la transición hacia la Televisión Digital Terrestre (TDT) las pantallas analógicas dejaron de funcionar, al menos que sean conectadas a un decodicador o a un sistema de televisión de paga.

Las televisiones que no han sido desechadas permanecen en los hogares, pues la Encuesta Nacional de Consumo de Contenidos Audiovisuales elaborada por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), reveló que 1.1 de cada dos televisiones que tienen familias son análogas.

Como parte del Programa para la TDT, la SCT entregó 10.1 millones de televisiones digitales a hogares seleccionados por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

Jorge Fernando Negrete, presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi), coincidió en que las familias no están desechando los aparatos.

“No creo que las televisiones analógicas se estén desechando, muchas pantallas se han ido adaptando a los sistemas de televisión por cable o con decodicadores”, señaló.

En los últimos diez años se vendieron varios monitores analógicos a precios y con calidad razonable, por lo que las personas todavía los utilizan; sin embargo, esto se convertirá en un problema a futuro, cuando comience una sustitución más allá del apagón analógico, dijo Negrete.

“En los próximos tres años será un problema delicado, porque la gente poco a poco irá eliminando monitores y comprando televisiones actualizadas, e irá desechando las actuales pantallas”, subrayó. Las familias dejarán de usar los aparatos antiguos, convirtiendo estos desechos en carga ecológica para el Estado.

“Será un problema para la salud del Estado en los siguientes años, pero es buen momento para reactivar las campañas de acopio”, señaló el presidente de la Amedi.

La campaña, que hasta ahora se había vinculado solamente con el apagón analógico, debe ser permanente e intensiva, y debe contar con amplia difusión, subrayó Negrete.

Para que el acopio funcione, es necesario lograr una coordinación entre el gobierno federal y los estados así como apoyarse en empresas expertas en el manejo de estos desechos.

“Buena parte del proceso de reciclaje puede ser negocio, las empresas puede reutilizar partes y elementos, por lo que el gobierno tendría que buscar asociarse con compañías privadas para que la recolección de equipos sea eciente”, sugirió el presidente de la Asociación.

El año pasado, las autoridades dieron a conocer que los centros de acopio se mantendrían en operación hasta 2018.

Semarnat acopia y resguarda. De acuerdo con información proporcionada por la Semarnat a EL UNIVERSAL, de noviembre de 2015 a julio de este año, la dependencia ha recibido 53 mil 962 televisores en el país, de los cuales 39 mil 155 se han desensamblado, reciclado y puesto a disposición nal a través de la empresa Reind Química, que fue contratada por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para ese fin.

Por otra parte, la dependencia informó que cuenta con 14 mil 807 pantallas resguardadas en los centros de acopio, “mismos que serán trasladados a la empresa que se encargue de llevar a cabo el reciclaje en esta segunda fase”.

La secretaría subrayó que a pesar de que la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos (LGPGIR) indica que el manejo de dichos residuos le corresponde a las entidades federativas, “la Semarnat ha coordinado los centros de acopio apoyando a los estados y municipios para la recepción de los televisores analógicos y su reciclaje”.

En tanto, el portal Deposita tu Tele, habilitado por el gobierno para informar sobre el proceso de acopio de televisiones analógicas, da cuenta de centros de acopio sólo en cuatro entidades: Ciudad de México, Colima, Querétaro y Baja California.

Vía El Universal.