Luego de que el presidente Enrique Peña Nieto ratificó a Alfredo Castillo Cervantes al frente de la Comisión Nacional del Deporte (Conade), dirigentes de federaciones deportivas manifestaron su inconformidad por su permanencia, pues, consideraron, evidenció su ineptitud en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en Brasil.

Ricardo Contreras Hernández, presidente de la Federación Mexicana de Boxeo (FMB), lamentó la decisión de Peña Nieto, pues de continuar con su política de desconocimiento sobre el deporte de alto rendimiento, los resultados de México en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio, en 2020, serán aún peores.

El dirigente deportivo acusó a Alfredo Castillo de orquestar una campaña en contra de las federaciones deportivas para colocar a personas cercanas a él en los organismos deportivos, por lo que las federaciones internacionales han amagado con continuar con políticas de inconformidad por la intromisión del gobierno mexicano en asunto externos.

De acuerdo con el representante del boxeo en el país, Alfredo Castillo seguirá con un plan que desmantelará la estructura deportiva que habían construido los anteriores directores, por lo que tendrá que reiniciar todos los procesos y afectará el nivel de competencia para los atletas de alto rendimiento y las medallas en Tokio dentro de cuatro años podrían reducirse.

Por su parte, Francisco Raymundo González, presidente de la Federación Mexicana de Taekwondo, señaló que deben revisarse todos los presupuestos que el gobierno federal destinará al deporte de alto rendimiento, para apoyar directamente a los deportistas y que puedan desarrollarse en el alto rendimiento con los recursos económicos para que compitan en torneos internacionales.

Lamentó que el deporte mexicano siga rezagado sin un plan maestro de desarrollo como en otras naciones, pues el deporte sigue siendo despreciado por el gobierno y por ello no cuenta con los recursos suficientes para exportar atletas de nivel que se posicionen como referentes en sus determinadas disciplinas.

Por otro lado, Carlos Padilla, presidente del Comité Olímpico Mexicano (COM), refirió que era necesario una reestructuración en el deporte federado para evitar una nueva crisis como lo que se presentó recientemente en Río de Janeiro, sin embargo, con la permanencia de Alfredo Castillo, las disputas continuarán y la imagen de la Conade seguirá afectada.

El COM mantuvo una disputa directa con la Conade durante los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, debido a la falta de resultados positivos durante la justa, por lo que esperaban que la Secretaría de Educación Pública (SEP) removiera a Alfredo Castillo para contar con una nueva figura pública que modificara el sistema deportivo nacional.

Apenas la semana pasada Peña Nieto ratificó en su cargo a Alfredo Castillo, supuestamente porque conoce de deporte y lo entiende, sin embargo, no cuenta con ninguna trayectoria en este ámbito.