A pesar de que el número de medallas que obtuvo la delegación mexicana en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en Brasil, fue menor con respecto a las expectativas originales de la Comisión Nacional del Deporte (Conade), la Secretaría de Educación Pública (SEP) no contempla el cese de Alfredo Castillo Cervantes, por quien miles de usuarios en redes sociales han demandado su salida.

El funcionario federal, que ha acompañado a Enrique Peña Nieto desde su gestión como gobernador del Estado de México, paseó durante casi todos los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro junto con su pareja sentimental, quien, además, vistió con el uniforme oficial de la delegación mexicana.

Ante los resultados negativos que obtuvo México durante los primeros días del certamen deportivo, Alfredo Castillo acusó al Comité Olímpico Mexicano (COM) y a las federaciones deportivas de ser las responsables de la falta de medallas, y posteriormente afirmó que la Conade sólo es “una agencia de viajes” que no tiene injerencia en la formación de los deportistas de alto rendimiento.

Mientras Alfredo Castillo confrontaba a las federaciones y al COM, los propios deportistas mexicanos reconocieron que no contaron con los apoyos económicos para prepararse de manera adecuada, como fue el caso de la arquera Aída Román, quien acusó al ex procurador del Estado de México de no llevar a expertos ni terapeutas para apoyar a los atletas y utilizar dichos recursos para llevar a otras personas, en referencia a la pareja sentimental de éste.

Tras la medalla de bronce de Misael Rodríguez en el boxeo, Alfredo Castillo celebró la presea del pugilista, sin embargo, el presidente de la Federación Mexicana de Boxeo (FMB), Ricardo Contreras Hernández, cuestionó al funcionario federal, pues desde que fue nombrado al frente de la Conade en abril del año pasado, desconoció al pugilismo y no entregó ningún tipo de apoyo, por lo que los atletas salieron a “botear” para pedir recursos.

Asimismo, disciplinas que históricamente habían entregado medallas para México en los Juegos Olímpicos como los Clavados, Taekwondo y Tiro con Arco, fallaron en su intento de volver a ganar preseas con los casos de Paola Espinosa, Iván García, Aída Román, entre otros, sin embargo, en los últimos días del evento, una vez que Alfredo Castillo se fue de Brasil ante las críticas que sufrió en redes sociales, los deportistas mexicanos ganaron cuatro de las cinco medallas que obtuvo el contingente nacional en Río de Janeiro.

Una vez que Alfredo Castillo se retiró de la justa olímpica, María Guadalupe González ganó la medalla de plata en la marcha de 20 kilómetros, y un día después Ismael Hernández Uscanga obtuvo la presea de bronce en el Pentatlón Moderno; Germán Sánchez el metal de plata en los clavados de plataforma de 10 metros, y María del Rosario Espinoza, en el Taekwondo de más de 67 kilogramos.

En redes sociales, miles de usuarios implementaron el hashtag #FueraCastillo y #AlfredoCastillo para demandar la salida del ex comisionado de seguridad en Michoacán, cuya trayectoria en el ámbito deportivo está reducida a su pasión por jugar tenis eventualmente.

No obstante, pese al malestar social, Aurelio Nuño descartó la posible remoción de Alfredo Castillo de la Conade, pues, consideró, estuvo dentro del promedio general que México ha registrado en Juegos Olímpicos.

Además, el Senado de la República citó a comparecer a Alfredo Castillo sobre el fracaso que significó para México su participación en los Juegos Olímpicos, aunque sólo Enrique Peña Nieto a través de Aurelio Nuño pueden remover de su cargo a éste.

Por su parte, Alfredo Castillo ofreció disculpas a la ciudadanía por llevar a su novia a la justa olímpica y aseguró que su “renuncia está puesta sobre la mesa”, sin embargo, afirmó que todavía debe explicar las razones por las que México no obtuvo más medallas en Río de Janeiro.