Edward Snowden y el pirata informático Andrew Bunnie Huang presentaron el pasado 21 de julio en el MIT Media Lab un nuevo dispositivo de seguridad personal. Se trata de una funda para los teléfonos móviles que «se introduce» en los terminales para monitorear las señales eléctricas enviadas, lo que permite saber si alguien los espía.

El nuevo invento es comprobar constantemente si alguien -ya sean los gobiernos o algún hacker– está obteniendo información de nuestro teléfono móvil. El sistema funciona gracias a unos cables que van desde el puerto de la tarjeta SIM del terminal (que debe moverse a una nueva ranura ubicada en la funda), gracias a cual se lleva a cabo un seguimiento del móvil para encontrar indicadores de transmisiones no deseadas.

Snowden sostiene que «un buen periodista, en el lugar correcto y en el momento adecuado, puede cambiar la historia. Esto los convierte en un objetivo, y herramientas relacionadas con su actividad son cada vez más utilizadas en contra de ellos». Él mismo es conocido por hacer a los periodistas guardar los teléfonos móviles dentro de una nevera cuando les concede entrevistas.

Vía Las Provincias.