El presidente de Ecuador, Rafael Correa, consideró que el encierro en el que permanece Julian Assange, creador de WikiLeaks, en la embajada ecuatoriana en Londres atenta contra sus derechos humanos y su salud.

De acuerdo con un reporte de AP, el mandatario de Ecuador consideró que la presión de Gran Bretaña y Suecia ya afectó la salud del periodista australiano al estar encerrado “en un pequeño espacio sin luz solar”.

“No sé si se la puede llamar tortura (al encierro), pero al menos hay una clara afectación a los derechos humanos de Julian Assange”, dijo el presidente Correa.

En conferencia, criticó que si el encierro de alguna persona se diera por presión de Ecuador “estaríamos con la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en la Corte de La Haya… acusados de criminales, dictadores y todo eso. Aquí no pasa nada (en el caso de Assange) y el mundo ve para otro lado”.

Desde junio de 2012, Assange está recluido en la embajada ecuatoriana en la capital británica con el fin de evitar su extradición a Suecia, donde está acusado por delitos sexuales, mismos que él ha negado.

El ciberactivista ha dicho que de ser llevado a Suecia, teme ser extraditado a Estados Unidos. Y es que en noviembre de 2010, el periodista y activista logró obtener y filtrar documentos diplomáticos generados por ese país y sus aliados sobre la intervención bélica que hizo sobre Iraq y Afganistán, con el argumento del combate al terrorismo.

Vía Proceso.