El martes 17 de mayo el presidente de la República Mexicana anunció acuerdos para combatir la homofobia: reconocimiento del Matrimonio Igualitario a nivel federal, reconocimiento a la Identidad de Género, campañas contra la homofobia y trabajo en conjunto con la ONU al respecto.

Debo confesar que más que sorprenderme me sentí confundido. Días antes me había enterado que Enrique Peña Nieto (EPN) haría algo especial para el 17 de mayo, “Día Nacional de la Lucha Contra la Homofobia”, no me esperaba esto.

Que quede claro que esto no es una crítica personal a los miembros de la comunidad LGBT que sí fueron invitados por Conapred al evento en Los Pinos, si a mi me hubieran invitado (no sé porqué pero supongamos XD) obvio hubiera dicho que sí… se imaginan una foto con EPN en mi Facebook? ufff… miles de likes y comentarios de todo tipo para alimentar mi ego. Así que no los culpo.

Lo que me confundió fue ver a todos los activistas que siempre se la pasan emitiendo duras críticas al gobierno de EPN, trajeados, perfumados y con su mejor sonrisa, lamiéndole… las botas a quien representa el régimen que nos ha invisibilizado por décadas.

Pero confusión no es lo mismo que condena, es decir me confundieron muchachos y muchachas pero que bueno por todos ustedes.

Sin duda es un día histórico, pues puede representar el empujón que necesita el PRI para instalarse en Los Pinos otros 70 años, a costa de la sangre derramada de miles de gays, lesbianas y trans.

Es un día histórico porque nos dimos cuenta que los milagros existen. De la noche a la mañana alguien como EPN cambió de opinión. En 2010 cuando buscaba la presidencia de México decía en entrevista con Joaquín López Dórgia: “En lo personal no comparto esta idea de quienes se unen, dos personas del mismo sexo, tengan derechos de adoptar”.

Este cambio de ideas nos indica que entonces vamos bien, ¿o no?

En ese entonces EPN era gobernador del Estado de México, una de las entidades que más crímenes de odio reporta según la Comisión Ciudadana contra Crímenes de Odio por Homofobia (CCCOH), y quién nunca hizo nada para que los gays y lesbianas, mujeres y niños, fueran víctimas mortales del odio en ese estado de la República.

Reitero no es un ataque hacia los “compas” LGBT que sí fueron a Los Pinos, es una llamada de atención para los más jóvenes que desconocen lo que les ha costado a estos activistas el haber sido invitados a una reunión con el presidente de México.

Amiguitos millennials, les recuerdo que miles de personas LGBT han sido humilladas, maltratadas, asesinadas y desaparecidas para que hoy esto fuera posible.

Les recuerdo que durante mucho tiempo el PRI no quiso tocar estos temas y sí hoy lo hace un gobierno emanado de sus filas es porque su liderazgo político en México se vuelve a tambalear tras los escandalosos casos de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, la Casa Blanca, el escape y recaptura de telenovela de El Chapo, la caída del peso frente al dólar, el petróleo y la triste realidad de que cada vez hay más pobres, y son menos las oportunidades de tener un futuro feliz en México.

Sí, EPN utilizó a los LGBT, y pues caímos, porque no sólo asistieron al magno evento sino que se tomaron selfies con el máximo representante de la invisibilización de la homofobia en México, eso no era necesario.

No obstante mi reconocimiento a todos los activistas LGBT, TODOS, porque lo que EPN anunció esta semana es producto de todo su esfuerzo y trabajo. Ahora tenemos la puerta abierta para lograr más pero recuerden:

“Los gays perdonamos pero nunca olvidamos”.

Contacta al autor: @CriSzis