Puedes leer la Primera Parte haciendo click aquí.

Por su parte, AT&T espera capitalizar la inversión y el crecimiento de su red LTE y la unión de sus servicios en América del Norte (Estados Unidos y México).

“El aspecto más importante en México es [que] esperamos que al final de 2016 vamos a tener 75 millones de población cubierta con LTE. Esto probablemente traerá nuestra huella de América del Norte un total de más de 390 millones. Y vamos a seguir creciendo ese mercado. Hemos conseguido desplegar en 42 mercados en México y esperamos que sean hasta 160 a finales de año”, destacó John Stephens, vicepresidente Ejecutivo y Director Financiero de AT&T.

AT&T, apoyado por el perfil de usuarios de Nextel que se enfocaba al segmento corporativo, tiene la mayor proporción de usuarios de pospago o contrato, con 47 por ciento del total de su base de usuarios. Contrariamente, Movistar sólo tiene 7.2 por ciento de su base de usuarios, y Telcel 15.5 por ciento. En ese sentido, AT&T tiene una participación total de 24.9 por ciento en todo el mercado pospago en México.

En conjunto, los tres operadores reportaron ingresos al primer trimestre de 2016 por 42 mil 558 millones de pesos tan solo por el servicio móvil. AT&T reportó el mayor crecimiento anual de 127.5 por ciento, tras la fusión de las operaciones de Iusacell y Nextel, mientras que Telefónica creció 7.8 por ciento. En este segmento, Telcel también fue el principal perdedor al reducir sus ingresos 3.3 por ciento con respecto al primer trimestre de 2015.

Pese a la pérdida, Telcel se mantiene con la mayor participación del mercado por ingresos de servicio móvil con 71.2 por ciento del total. Asimismo, a partir de que AT&T tiene la mayor proporción de sus usuarios en pospago o contrato, le permite consolidarse como el segundo operador por ingresos del mercado mexicano con 16.5 por ciento, a pesar de ser el tercer operador por suscriptores.

En cuanto al resultado operativo o EBITDA, los mayores costos de obtención de usuarios y ofertas más agresivas han comenzado a presionar sobre los márgenes de los operadores. Telcel reportó que su EBITDA en México (incluye operaciones de Telmex) fue de 23 mil 143 millones de pesos para el primer trimestre de 2016, 16.7 por ciento menos que un año antes. Telefónica también reportó una baja de 2.4 por ciento a 2.1 mil millones de pesos, mientras que AT&T pasó de un resultado positivo en 2015 a un EBITDA negativo de más de 3 mil millones de pesos.

Pese a lo anterior, si se considera el crecimiento de su red LTE, de su presencia comercial en el país, de las sinergias entre el mercado estadounidense y mexicano, así como mejoras operativas que incluyen recortes de costos, AT&T se mantiene confiada en que la rentabilidad mejore en México durante 2016, según su director financiero, John Stephens.