proceso.com.mx

proceso.com.mx

Las familias Alcántara y Doporto, presentes en los más altos niveles de la política y en negocios millonarios de transporte y farmacéuticos, tienen ahora vínculos con #PanamaPapers, a través de por lo menos fideicomisos registrados en Nueva Zelanda y una empresa domiciliada en Hong Kong, que les ha permitido hacer todo tipo de operaciones empresariales e inversiones en diversas partes del mundo.

En su propio campo de acción y por separado, las dos familias manejan intereses de grandes alcances y tienen una agenda de relaciones con múltiples personajes y empresarios que se han traducido en mayor poder político y económico desde el arranque del gobierno de Enrique Peña Nieto.

La coincidencia de las familias Alcántara y Doporto se dio a partir de la integración legal de dos fideicomisos registrados en Nueva Zelanda a nombre del abogado Luis Doporto Alejandre, y su esposa Melissa Flores Alcántara, hija de Aurora Alcántara Rojas.

Aurora Alcántara es esposa del exgobernador de Oaxaca, el priista José Murat, quien a su vez es padre del actual candidato a gobernador de ese estado por el PRI, Alejando Murat, exfuncionario de Enrique Peña Nieto.

La esposa de José Murat es hermana de Roberto Alcántara Rojas, dueño de VivaAerobús en México, director general Grupo Toluca, dedicado al transporte terrestre, y el mayor accionista minoritario de la española Prisa, editora del periódico El País.

Roberto Alcántara alcanzó esa posición en el diario español luego de que al inicio del sexenio, el gobierno de Peña Nieto le otorgó tres contratos por cuatro mil millones de pesos para el cobro electrónico del peaje en las carreteras operadas por Caminos y Puentes Federales (Capufe).

De acuerdo con los archivos de Mossack Fonseca, en septiembre y diciembre de 2012 el despacho panameño incorporó los fideicomisos Maximus Trust y Cabita Trust en Nueva Zelanda, en los que Luis Doporto Alejandre y Melissa Flores aparecen como beneficiarios finales. Para ello, Mossack Fonseca recurrió a Orion Trust (New Zealand) Limited, su fiduciario en Auckland, y puso a sus empleados de Panamá como administradores.

En ambos fideicomisos aparecen Héctor Doporto Ramírez, María del Rocío Alejandre Castillo y Aurora Alcántara Rojas –respectivamente padres y suegra de Doporto– como protectores sustitutos.

En un correo fechado del 17 de diciembre de 2012, un empleado de Doporto solicitó a Mossack Fonseca abrir una empresa en las Islas Vírgenes Británicas que dependiera de Maximus Trust. También solicitó que “se abriera una cuenta con un banco Europeo, por lo que sugirieron Barclays Europa”.

Doporto utilizó ese fideicomiso para manejar directa e indirectamente algunas entidades holandesas, como Maxim Enterprises C.V., Maxim Investments y Warwick Enterprises C.V., según los archivos de Mossack Fonseca.

A diferencia de otros intermediarios del sistema offshore, Doporto & Asociados no sólo incorpora estructuras en paraísos fiscales para sus clientes, entre otros a través del despacho panameño Mossack Fonseca.

Se dedica también a buscar oportunidades de inversiones, llevar las ofertas a empresarios y otros inversionistas potencialmente interesados en participar en ellas, y eventualmente participa en la negociación y la elaboración de los contratos.

En septiembre pasado, a través de una estructura offshore armada por Mossack Fonseca, Doporto adquirió –por lo menos en el papel– el Grupo Marzam, número dos en la distribución de medicamentos en México.

Para la adquisición de Marzam, Doporto recibió un préstamo de 90 millones de dólares de Marina Matarazzo, esposa de Pablo Escandón Cusi, quien es dueño del Grupo Nadro, el principal distribuidor de medicamentos en el país.

Puedes leer el texto completo de Proceso haciendo click aquí.