panama_papers-3-2

www.24horas.cl

La investigación periodística documental, conocida como #PanamaPapers, sacó a relucir a tres personajes mexicanos que están involucrados con las dos grandes televisoras de este país y su expansión en América Latina: Televisa y TV Azteca, y a un personaje conocido como El Fantasma, Remigio Angel González González, uno de los potentados de medios de comunicación más mencionados en Centro y Sudamérica, pero menos conocido públicamente.

Alfonso de Angoitia, vicepresidente ejecutivo de Televisa y considerado el principal responsable de las finanzas del consorcio, compró a través de Mossack Fonseca una sociedad denominada Ucetel Incorporated, en las Bahamas, y utilizó a una tercera compañía denominada JTC Corporate Services (Suisse) Limited.

Ante el escándalo, De Angoitia admitió públicamente haber adquirido esta empresa con el propósito de comprar un departamento y una membresía en un club de buceo náutico, pero aclaró que “Ucetel jamás fue objeto de depósito, transferencia o movimiento financiero alguno a través de esa o ninguna empresa”.

A su vez, la investigación periodística internacional coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (https://www.icij.org/)
y en la que participaron los medios mexicanos Aristegui Noticias y la revista Proceso, también sacó a relucir la utilización de dos empresas off shore por parte de Ricardo Salinas Pliego, una para adquirir obras de arte en las subastas de Nueva York y Londres, a través de una compañía radicada en las Islas Vírgenes, denominada Felicitas Holding Limited; y otra, con un valor de 250 mil dólares para “poseer activos de un barco” que tuvo varios nombres, pero fue adquirida por la intermediaria ECS International Nominees (Isla del Hombre) Limited, y tuvo como “beneficiario y dueño” al propietario de Grupo Salinas.

En su respuesta pública, la jefa de prensa de Grupo Salinas, Magdalena Fueyo, afirmó que “todas las operaciones financieras del señor Ricardo Salinas Pliego se hacen con estricto apego a derecho. No tenemos comentario respecto a las especulaciones de Aristegui Noticias”, refiriéndose al portal informativo dirigido por Carmen Aristegui que publicó originalmente el expediente de Mossack Fonseca y el propietario de TV Azteca.

No es la primera vez que Salinas Pliego es acusado de operaciones financieras dudosas. En enero de 2005 la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) encontró culpable al dueño de Grupo Salinas de delitos financieros al obtener ganancias por 109 millones de dólares sin pagar impuestos y sin rendirle cuentas a sus accionistas minoritarios. Eso le costó una multa de 10 millones de dólares y el retiro de sus empresas de la Bolsa de Valores de Wall Street.

Fiel a su estilo, Salinas Pliego afirmó en aquella ocasión que “las acusaciones de la SEC son falsas, de mala fe y discriminatorios. Preveleceremos porque actuamos correctamente”. Grupo Salinas no ha regresado a cotizar en el mercado bursátil norteamericano.

Remigio Angel González González aparece también como el principal beneficiario de la empresa Glogal Holdings Properties Corporation, registrada en marzo de 2010 en las Islas Vírgenes Británicas.

Angoitia, Salinas Pliego y Remigio Angel González tienen algo en común, además de su participación en las empresas off shore creadas por Mossack Fonseca: se caracterizan por operar negociando favores políticos a cambio de campañas de publicidad en la pantalla de televisión abierta.

Remigio Angel González inició en 1976 su trayectoria cuando su amiga Margarita López Portillo, entonces directora de Radio, Televisión y Cinematografía (RTC), lo envió a trabajar a Imevisión, que en 1993 se convertiría en TV Azteca, adquirida por Salinas Pliego.

González se vinculó desde los años ochenta con el segundo hombre más poderoso de Televisa en la era de Emilio El Tigre Azcárraga, Guillermo Cañedo de la Bárcena y hasta ahora siguen los lazos de negocios y familiares, además que la fortuna de González se deriva de “empaquetar” los contenidos de Televisa para la región, especialmente, las telenovelas.

Menos conocido es el vínculo entre Remigio González González y Ricardo Salinas Pliego. En Costa Rica, al adquirir en 2008 el canal 4, que era originalmente de TV Azteca, el periodista Miguel Alejandro Gutiérrez escribió que “en su forma de operar…se da una conexión especial entre él y Ricardo Salinas Pliego, el dueño de TV Azteca” (Informe Especial Remigio González y el Poder de los Medios de Comunicación, El Malviense, 22-05-08).