Jenny Wenhammer, activista sueca, protestó por la visita del presidente Enrique Peña Nieto a Dinamarca, mostrando su pecho delante del mandatario mexicano y su esposa, Angélica Rivera, durante una visita al castillo de Kronborg, en Elsinor.

Medios locales reportaron que la mujer saltó de repente y comenzó a gritar, dejando sorprendidos a los presentes. La policía reaccionó rápidamente y se llevó a la activista para que los invitados siguieran su recorrido.

Tras ser liberada, Jenny Wenhammer, activista de Femen en Suecia, declaró que Peña Nieto «es un dictador profundamente corrupto que asesina a sus oponentes políticos».

«Queremos mostrar que lo que sucede en México no está bien. La falta de derechos humanos y asesinatos que están ocurriendo allí y el presidente no hace algo al respecto”, dijo Jenny.

De acuerdo con información difundida, Jenny Wenhammer ya había sido detenida antes por un suceso semejante, cuando ella y un grupo de activistas interrumpió el discurso del primer ministro sueco Frederik Reinfeldt, en 2014.

Con información de Proceso.