Cientos de parisinos dejaron sus zapatos en la Plaza de la República en una protesta silenciosa después de que el Gobierno prohibiera todas las manifestaciones públicas vinculadas con la Cumbre del Clima que se celebra entre el 29 noviembre y el 11 diciembre en la capital francesa.

La prohibición fue aplicada por las autoridades francesas tras los atentados de París por razones de seguridad.