macri-gana en argentina

Fuente: BBC Mundo

Con más del 60 por ciento de los votos computados, el candidato opositor de la coalición Cambiemos, Mauricio Macri, ganó la segunda vuelta electoral presidencial en Argentina con una ventaja de casi 8 puntos sobre el oficialista Daniel Scioli, con lo que inicia un nuevo periodo de alternancia y termina la hegemonía del kichnerismo después de 12 años de gobernar la nación sudamericana.

La tendencia marcada por la aplastante mayoría de las encuestas y de los medios de comunicación argentinos se confirmó en una jornada tranquila durante este domingo 22 de noviembre: Macri, un empresario que dirigió el club de futbol El Boca y gobernó la capital de Buenos Aires, ganó con 53 por ciento de los votos frente a Scioli, un viejo conocido y amigo suyo, que perdió con 47 por ciento, con el 70 por ciento de los votos computados.

Macri capitalizó el descontento de una clase media que creció durante estos doce años, paradójicamente gracias a los gobiernos kichneristas, y también los errores cometidos en el segundo periodo de Cristina Fernández de Kichner.

Entre esos errores, los más mencionados por los analistas y los medios argentinos están los siguientes: el control cambiario de dólares a través del llamado Cepo; los escándalos de corrupción; la confrontación generada desde el 2009 por la nueva ley de medios entre la presidenta y los principales consorcios mediáticos; así como la fragmentación y división de los peronistas, la corriente política hegemónica que se quedará con el control del Senado y como primera minoría en la Cámara de Diputados.

“Con la voluntad popular, se eligió al nuevo presidente Mauricio Macri, a quien acabo de saludar vía telefónica”, admitió el candidato perdedor Daniel Scioli, a las 21:30 horas, quien reconoció así su derrota y lanzó un mensaje de conciliación frente a una larga campaña electoral que se prolongó por 8 meses.

Scioli, deportista que perdió su brazo derecho, ex gobernador de la provincia de Buenos Aires, y considerado uno de los políticos con mayor templanza dentro del peronismo, emitió un mensaje donde presumió los logros alcanzados por el Partido Justicialista: “ha generado 6 millones de puestos de trabajo, dejamos una Argentina desendeudada”.

“Esperemos que Dios lo ilumine para mejorar lo que el país ha avanzado”, expresó Scioli al referirse al nuevo gobierno que encabezará Mauricio Macri.

“Se optó por un cambio y Dios quiera que ilumine a Macri”, reiteró Scioli en su mensaje nocturno frente a la militancia desencantada del peronismo y decenas de medios de comunicación. Las lágrimas aparecieron entre varios de los jóvenes peronistas que se reunieron en la esquina del Cabildo y Avenida de Mayo.

Poco antes de las 22 horas, en el búnker del Centro PRO, el epicentro del equipo y de los simpatizantes de Mauricio Macri, aparecieron sus principales colaboradores y la candidata a vicepresidenta, Gabriela Michetti, quien lanzó un claro mensaje: “no hay nada que temer. Todo es esperanza y alegría. Vamos a cuidar a todos los argentinos. Lo que más necesitamos es paz”.

Recibido con globos y cánticos de su campaña, Mauricio Macri apareció a lanzar su mensaje de victoria, en medio de gritos de “¡Argentina, Argentina!”. Macri agradeció en especial a su jefe de campaña, Marcos Peña, señalado como el arquitecto de la victoria de Cambiemos, a su familia, a sus hijos, a quien lo cuidó desde sus cinco años, a la ex secretaria de su padre, y hasta a “mi hechicera”.

“Es un cambio que nos tiene llevar hacia el futuro. Este cambio no puede detenerse en revanchas o ajustes de cuentas”, afirmó en su mensaje conciliatorio.

“Tenemos que enfrentar y derrotar al narcotráfico. Y eso requiere que no perdamos nuestra vitalidad”, sentenció Macri.