rotativooaxaca.com

rotativooaxaca.com

Todo va mal. El salario mínimo, que ahora será único para todo el país, aumenta menos de dos pesos, únicamente para comprar un bolillo, actualmente, más adelante quién sabe. La Ronda Uno muestra que pocos le quieren entrar al negocio del petróleo, excepto el millonario de aquí, Alberto Bailleres, quien antes nombró a un ex empleado de Pemex para que supiera dónde invertir (funcionarios de antaño metidos a operadores privados, siguiendo el ejemplo de Ernesto Zedillo). Un secretario de Hacienda, Luis Videgaray, pidiendo (sic oportunista) a los diputados que no pongan IVA a medicinas y alimentos, algo para la nota periodística; al funcionario la mayoría de los morenos le presentan una cartulina donde se lee: “Mientes”, el independiente Manuel Clouthier le reclama que el presupuesto sigue igual favoreciendo a unos cuantos y hasta Gustavo Madero se despeina.

Una automotriz que es el motor en Puebla, la cual debido a su descrédito por fraude a los consumidores va a la baja, la que es defendida y llamada a rescatar por Vicente Fox y otros despistados (¿y a los miserables cuándo los auxiliamos?); por cierto, dicho consorcio recibió 35 millones de pesos de apoyo de Conacyt (Enrique Galván, La Jornada, 30 de septiembre). Un supuesto mandatario que se la pasa viajado por el mundo, sin atender los problemas de aquí, el cual es visto como marciano en la ONU hablando contra el populismo. Seis de cada 10 mexicanos jamás se pensionarán, alerta Carlos Fernández Vega (La Jornada, 29 de septiembre) Un ex canciller en la época del llamado Alto Vacío (Fox en persona) que amenaza a los posibles inversionistas extranjeros: “De llegar López Obrador, sus financiamientos estarán en peligro”. Un caricaturista (Helio Flores, El Universal, 30 de septiembre) que se anticipa al gobierno mexicano y dice en un cartón: Empresarios del petróleo, no se precipiten en sus gastos “Espérense a que se ponga más barato” el barril de crudo.

Un premio Nobel de Economía (Joseph Stiglitz) que previene: “Estados Unidos creo la clase media y ahora la está destruyendo” (El País, 30 de septiembre); además anota que no hay recuperación en la economía y sólo el uno por ciento de los ricotes ganan en este carrusel. Un gobernador de Veracruz (el inefable Javier Duarte) que le debe 2 mil 58 millones de pesos a la Universidad de su entidad y lejos de pagar, lo que desea es negociar lo que es obligación. Un llamado de las autoridades mexicanas a que próximamente el mercado interno (destrozado hace cuarenta años) sea el motor que nos saque del atolladero mundial.

Estados Unidos en repunte leve; China en retroceso y Europa que empieza a sentir que el motor que operaba en Alemania está a punto de fallarle ya que la crisis en la Volkswagen pone en riesgo uno de cada siete empleos que hay en aquella nación debido a la marca hoy tan satanizada. Frente a esos y otros desafíos, las autoridades claman: vamos bien, se han creado empleos como nunca, se eleva la economía, nos despetrolizamos y vienen momentos deslumbrantes. Estamos ante la locura o tiempos de cambio, ya que nadie en su sano juicio puede aguantar tantas mentiras en los medios, tantas infamias a la población, tantas humillaciones a todos. Unos cuanto de los que son escuchados, dicen sensatamente: “Es urgente un cambio de rumbo”. Las señales son claras, el modelo económico y político ya no sirve a nadie.

Chiflar y olvidarse

Como en Ayotzinapa y otros graves problemas que no se han querido resolver, el caso de MVS ya tronó a nivel internacional. Antes supimos que dicha empresa obtuvo la concesión en banda ancha (¿será por ello que algunos comentaristas de Televisa le arrean duro y macizo a Peña Nieto?) Pago de favores por la salida de Carmen Aristegui. Para la senadora Layda Sansores, el programa era una válvula de escape para los inconformes, rebeldes, contestatarios. Pero ya sabemos que en el gobierno actual lo que interesa es la sumisión (ojo golpeadores, no les vaya a tocar su hora). Carmen aguantó, llevó incluso su asunto a la muy atenta SCJN, la cual desechó el caso (igual hizo con la controversia de los candidatos independientes, algo a lo que nos tiene acostumbrado el Supremo Tribunal). Pero llegó una reunión de la Fundación Nuevo Periodismo en Colombia, donde el equipo de Aristegui, igual que aquí, recibió un premio por el reportaje de la Casa Blanca. Al hablar del caso de Aristegui Noticias, la periodista Mónica González señaló que la otra cara del asesinato de reporteros es la censura a Carmen. Y ésta aceptó llevar el asunto ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ya que le fue denegada la justicia en su país. Bien por ello. Apoyamos su reclamo. Otro más en la lista, ya que todavía no concluye su visita a México dicha comisión y ya tiene nuevo pendiente. Aquí, claro, sabrá la CIDH que cerca de una quincena de informadores fueron ultimados en Veracruz, hay muchos de esa entidad que están asilados en diferentes países y, para no alargar la lista, el caso de Rubén Espinosa, Nadia Vera y tres mujeres más va para largo con pesquisas que cambian todos los días, según las filtraciones a varios diarios. Algo que reforzará la denuncia de Carmen, pues si hay noticias claras, abiertas, abundantes lejos de corregir el rumbo de los funcionarios, como hace medio siglo, lo mejor es eliminar a los que ven las piedras en el camino. A veces liquidando al mensajero; otras acallándolo.

¿Cómo es eso?

El lunes 28 de septiembre, la nota principal del periódico Excélsior dice: “Buscan un Bronco para atajar a AMLO”. Abajo se lee “Morena se beneficiará sin personaje fuerte, afirma Castañeda” (Jorge G.) En las páginas 8 y 9 de esa edición hay tres fotos grandes con los rostros del que fue secretario de Relaciones Exteriores de Fox, de Federico Reyes Heroles (¿estará todavía en Transparencia Mexicana?) y de Diego Fernández de Cevallos (caso Ahumada y parar al motejado Peje). Abajo cinco imágenes, una de la sonriente literata Ángeles Mastretta, más Luis de la Calle, Rafael Pérez Gay, Juan Ramón de la Fuente y Héctor Aguilar Camín. Ese mismo día en Milenio, había leído lo siguiente en la columna Día con Día del autor de la Guerra de Galio: son buenos los candidatos independientes para airear el sistema mexicano pero “Aclaro que no quiero ser candidato independiente, ni tengo candidato independiente, ni participo en el grupo de ninguna candidatura independiente”. Me rasco la cabeza para entender.

Dos

Luis Hernández Navarro y Javier Aranda Luna en La Jornada (29 y 30 de septiembre, respectivamente), Germán Martínez Cázares y José Woldenberg en Reforma (30 de septiembre y 1 de octubre, igual) son algunos de los que han elogiado al maestro Hugo Gutiérrez Vega. Yo lo recuerdo cuando habló en un acto del poeta Evgueni Evtushenko, en la Arena México. Hugo ya en la izquierda, luego de militar en el PAN, censurando a los “espadones” que sojuzgaban a los países del Cono Sur, en especial al militar ensangrentado que fue Augusto Pinochet. Luego lo traté en su departamento de Copilco, gracias a su mujer Luci, quien estuvo con la comunidad de Radio Educación haciendo tareas importantísimas y diversas. Hace como dos años los encontré en la terminal Sur rumbo a Puebla y pude dialogar con ellos ampliamente y después darles un aventón a la BUAP donde el poeta se aventaría una jornada incansable. ¡Salve, mi querido Señor! La Ifetel le sacó denominar predominante a Televisa en canales de paga no obstante que maneja casi el 62 por ciento de las señales en dicha frecuencia (Fernando Mejía Barquera, Milenio 1 de octubre). Y además, para que no haya dudas la señora Lía Limón, ineficaz para defender a los periodistas en Gobernación, será ahora la presidenta de la Comisión de Radio y Televisión de la Cámara de Diputados, a nombres del PVEM (el de las cuatro mentiras, Julio Hernández, dixit). El poder no detrás del trono sino muy visible para todos.