Por Gloria Leticia Díaz / Vía Proceso

Canal 22A cuatro días de haber sido nombrado titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), trabajadores despedidos del Canal 22 demandaron la intervención de Aurelio Nuño y de las comisiones de Derechos Humanos Nacional (CNDH) y del Distrito Federal (CDHDF), para frenar el “acoso laboral” en esa televisora, así como las violaciones a la libertad de expresión.

En conferencia de prensa, los periodistas del medio cultural denunciaron los recientes despidos de la subdirectora de Información, Guadalupe Pereyra; el editor de la Agencia Noticias 22, Marcos Daniel Aguilar, y las reporteras Alejandra Flores e Irma Gallo.

Con esos despidos suman alrededor de 20 los empleados de Canal 22 que han sido separados de su cargo después de manifestar su inconformidad con la dirección de Raúl Cremoux, expresada en dos cartas publicadas los días 22 y 28 de junio pasado.

Los extrabajadores pidieron a Aurelio Nuño atender el problema laboral y de censura de Canal 22, pues desde que inició, dijeron, no han recibido respuesta de las autoridades federales a las que solicitaron su intervención: el extitular de la SEP, Emilio Chauyffet, y el responsable del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar y de Teresa.

Juan Jacinto Silva, exdirector de Noticias, resaltó que para los despidos y rescisiones de contrato, los directivos han argumentado la falta de presupuesto, pero sólo la conductora Laura Barrera, subrayó, “obtiene 50% del presupuesto de Canal 22 de este año”.

Silva recordó que el pasado 17 de marzo, Cremoux López le levantó un acta administrativa por “desacato”, después de la cobertura que dio a la salida de la periodista Carmen Aristegui de MVS Noticias. A partir de ese momento, agregó, se recrudecieron las presiones en su contra por parte del directivo.

Además de la recriminación por darle seguimiento a ese caso, subrayó, Cremoux decidió censurar los programas: “Bios, naturaleza y sociedad”, “Los derechos humanos en México” y “Las huellas de la violencia”.

El periodista resaltó que a ese acoso se sumaron otros funcionarios de la televisora que lo denostaron públicamente en cuentas de Twitter, por lo que decidió renunciar verbalmente a partir del 19 de junio.

Marco Lara Klahr, quien también dejó el Canal 22, expuso que ante las “flagrantes violaciones a la libertad de expresión”, solicitaron a la CNDH y a la CDHDF medidas de protección “para los periodistas que han sido acosados y están a punto de ser expulsados” por haber firmado las cartas de inconformidad.

Y advirtió sobre la posibilidad de recurrir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por las violaciones a la libertad de expresión.

Lara Klahr también demandó la respuesta a la petición de derecho de réplica formulada desde el 28 de junio, e informó que los trabajadores expulsados reciben asesoría por las violaciones a la libertad de expresión de las que han sido víctimas, así como por violaciones a sus derechos laborales.

De igual manera, destacó que darán seguimiento a los procesos legales iniciados por los despidos, y a un amparo contra la televisora por negarle a los trabajadores el derecho de réplica para responder a la exposición que hizo Cremoux el 23 de junio, utilizando el tiempo de transmisión del noticiero para negar las aseveraciones que aquéllos expusieron en una carta pública.

El periodista agregó que también han solicitado la intervención de la Secretaría de la Función Pública (SFP) ante posibles actos de corrupción y conflicto de interés por parte de Cremoux, debido a que contrató a la empresa Calyso Media, de la que es socio su yerno, el productor Hari Camino, esposo de Daniela Cremoux.

Los trabajadores despedidos acusaron que la conductora Laura Barrera también incurre en actos de corrupción al ser propietaria de la empresa Vitruvio Ingeniería Cultural, a la que se adjudicaron los programas que ella misma conduce.

A su vez, el periodista Humanzin Rodríguez Méndez recordó que de los 45 trabajadores que laboraban en el área de noticias, 20 han sido separados de sus cargos con el pretexto de falta de presupuesto, “pero eso no puede ser posible, porque el presupuesto estaba etiquetado hasta 2016”, subrayó.

Por su parte, el editor Marcos Daniel Aguilar resaltó que el jueves 27, momentos antes de transmitir una entrevista exclusiva, fue llamado por Enrique Herrera, junto con Guadalupe Pereyra y Alejandra Flores, para informarles de la culminación de su contrato, cuando legalmente tenía vencimiento hasta diciembre.

El argumento, apuntó, fue el recorte presupuestal, y los directivos desconocieron los derechos de los empleados que llevaban laborando entre 15 y ocho años en Canal 22.

Alejandra Flores, quien también fungía como conductora, reprobó la decisión de Cremoux, no sólo por no tomar en cuenta la trayectoria de los empleados, sino porque en su caso y en el de Irma Grillo se pasó por alto su condición de madres solteras, y en el caso de Guadalupe Pereyra, agregó, no se consideró que es una persona de la tercera edad.

Durante la conferencia de prensa, los trabajadores reprodujeron parte del video de una convención sobre televisoras públicas realizado en Puebla, en el que Cremoux tomó la palabra para dar su agradecimiento al gobernador Rafael Moreno Valle.