Enrique Peña Nieto y Francois Hollande en octubre pasado. FOTO: Notimex

Enrique Peña Nieto y Francois Hollande en octubre pasado. FOTO: Notimex

Este domingo 12 de julio, Enrique Peña Nieto y una abultada comitiva de funcionarios, empresarios, militares y anexos inicia una visita de 5 días en Francia, la nación que el 14 de julio conmemora su fiesta nacional, con las frases globales de Igualdad, Libertad y Fraternidad, tres valores que dejan mucho qué desear en México.

El primer mandatario mexicano encabezará 20 actividades, incluyendo su presencia en el desfile militar del 14 de julio, en el que participarán 150 elementos de las fuerzas armadas, así como una cena de gala en el Palacio del Eliseo, el 16 de julio, con la presencia de funcionarios de 31 dependencias federales.

Lo que pretende ser una visita de acuerdos comerciales, ceremonias ostentosas, visita a la tumba de Napoleón, oropeles y beneplácitos mutuos puede derivar en una gira de duras críticas al gobierno mexicano por los casos de desapariciones forzadas, los casos documentados de tortura y ejecuciones extrajudiciales, al igual que reproches para el gobierno de Francia por su evidente interés de concretar acuerdos de venta de armamento.

La gira de Peña Nieto y su comitiva no será un día de campo. Al menos, existen los siguientes indicios de que será crítica por las protestas contra el gobierno mexicano, mientras el Estado francés pretende hacer negocios bélicos con nuestro país:

1.-Organizaciones como Amnistía Internacional, el Colectivo París-Ayotzinapa y la Acción de los Cristianos para la Abolición de la Tortura (ACAT), le hicieron un llamado al presidente francés Francois Hollande para que “interpele a su homólogo sobre el respeto a los derechos humanos en México y la investigación concerniente a los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos el 26 de septiembre de 2014”. En algún momento, el Estado francés hará sentir su preocupación sobre este tema que no está “superado” ni dentro ni fuera de México.

2.-La presencia de 100 a 150 elementos de las fuerzas armadas mexicanas en el desfile del Día Nacional de Francia generará duras críticas por el papel del Ejército en la matanza de Tlatlaya y los hechos de Iguala.

Según los datos del Ministerio de Defensa francés, publicados por Proceso, el contingente militar mexicano será encabezado por el teniente coronel de infantería de Estado Mayor, Víctor Hugo Serrano Estrada, y abrirán el desfile a pie. Detrás irán cuatro abanderados, precedidos por seis halconeros, un oficial y 3 contingentes de al menos 27 integrantes cada uno del Heroico Colegio Militar, de la Heroica Escuela Naval Militar, del Colegio del Aire y de la Policía Federal, del cuerpo específico de la Gendarmería, el cuerpo especial que contó con adiestramiento y asesoría francesa.

3.-La venta de armamento a México será otro elemento crítico. Francia prevé concretar la venta de 50 helicópteros militares para reforzar al Ejército mexicano en el combate a la delincuencia organizada. Se trata de aparatos H-225-M Caracal, de la firma Airbus Helicopters.

El Caracal es un aparato de guerra. Se ha utilizado por el ejército francés en Afganistán.

4.-Ademá de esta venta de helicópteros militares, Francia y México pretenden firmar un contrato de transferencia de tecnología, similar al existente con Brasil, para fabricar aeronaves de guerra, según ha publicado La Tribune.

5.-La revista Proceso publicó este domingo 12 de julio que el acuerdo de ventas de armamento entre México y Francia podría ascender a 2 mil millones de dólares, unos 32 mil millones de pesos.

Este negocio de compra-venta de armamento opacará los otros acuerdos comerciales, incluyendo los de materia energética, por una razón elemental: se realizan en medio de avances de investigaciones por violaciones a derechos humanos e indicios de órdenes del alto mando militar para “abatir” a quienes ellos consideran delincuentes, sin juicio previo.