(Leer primera parte)

Reportaje publicado en Revista Proceso, No. 2021

Laura Bozzo 02El método del acoso de Bozz

Antes del punto de acuerdo de la diputada perredista Verónica Jiménez, el profesor en derecho Manuel Alejandro Vázquez Flores hizo públicas peticiones a la Secretaría de Gobernación, al Instituto Nacional de Migración a la Secretaría de Relaciones Exteriores, y a la dirección de Radio, Televisión y Cinematografía, solicitando la cancelación del programa de Laura Bozzo por denigrar a sus panelistas, así como la negación inmediata de la nacionalidad mexicana a la conductora.

Los argumentos de Vázquez Flores fueron prácticamente los mismos que los de la diputada del PRD, aunque ésta no lo mencionó en su punto de acuerdo.

En el primero oficio dirigido al titular de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, el 13 de diciembre de 2013, Vázquez Flores acusó al programa Laura de “generación de violencia, falsedad y humillación” y de generar bullyng entre menores.

“Como mexicanos no tenemos necesidad de recibir esta educación ni esta clase de programas, ni mucho menos soportar que una persona non grata para nuestro país se venga a burlar y a humillar del pueblo de México de esa forma”, afirmó el oficio cuya copia tiene Proceso.

En una segunda petición a Osorio Chong, enviada el 12 de febrero de 2014, Vázquez Flores, afirmó que Bozzo Rotondo se involucraba en asuntos internos y que “continúa valiéndose de tragedias muy lamentables”, como el caso de varias menores violadas a quienes exhibió en su programa, sin respetar la secrecía.

Otra petición, dirigida a Ardelio Vargas Fosado, comisionado del Instituto Nacional de Migración, y al canciller José Antonio Meade solicita la “suspensión inmediata del trámite para la obtención de la nacionalidad mexicana de la extranjera Laura Cecilia Bozzo Rotondo”.

Acusó a Bozzo de involucrarse en asuntos de política interna, “cuestionar morbosamente la actuación de autoridades políticas diversas, violar derechos humanos de los panelistas, incitar a la violencia, fomento a la desintegración familiar, aprovechar con fines de lucro las tragedias nacionales, así como amedrentar y desprestigiar utilizando como medio su programa de televisión transmitido y producido por Grupo Televisa”.

Consultado sobre el desarrollo de estas peticiones, Vázquez Flores afirmó a Proceso que sólo obtuvo una respuesta de la dirección general de RTC, a cargo entonces de Andrés Chao, quien le prometió “analizar” el contenido del programa.

Lo que sí recibió fueron ataques inmediatos de Laura Bozzo. En su programa lo señaló como un “mexicanito de quinta” que quería expulsarla del país. Lo acusó de estar cercano a Andrés Manuel López Obrador y de trabajar para Carmen Aristegui. “No tengo el gusto de conocer a ninguno de ellos y tampoco tengo aspiraciones políticas”, comentó Vázquez Flores a Proceso.

Bozzo también le mandó tres personas a Vázquez Flores para que hackearan su correspondencia privada, incluyendo mensajes privados en Facebook y en Twitter. Se hicieron pasar como simpatizantes de su causa en contra de la conductora. Se llamaron Vicky Martínez, Joshua García y Ana. Utilizaron su información personal para ventilarla en redes sociales.

“Fue una auténtica guerra sucia en Twitter, a través de muchos troles que la apoyan”, afirmó Vázquez Flores.

Intimidado y acosado por personas al servicio de Bozzo, el abogado desistió de insistir en sus denuncias para expulsarla del país. Recibió el apoyo del sitio Televileaks, dedicado a denunciar los abusos e irregularidades de Televisa, así como de otros periodistas o conductores que también fueron atacados por la peruana.

-¿Qué opina de la posibilidad de que Gobernación o Migración le suspendiera el trámite de nacionalidad?

-Realmente sería histórico que la sacaran del país. Ella sigue entrometiéndose en la política interior. Viola constantemente la convención de los derechos de la infancia con sus mensajes y sigue difamando.