Incendio de camiones en Guadalajara. Foto tomada de las redes sociales

Incendio de camiones en Guadalajara. Foto tomada de las redes sociales

El primero de mayo, famoso por sus marchas de trabajadores, resultó una jornada siniestra donde el Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) mostró lo que había dicho John E. Smith, del departamento del Tesoro (8 abril): se trata de una de las organizaciones más violentas, mejor organizadas y cuya penetración hasta Asia la convierte de las que tiene más recursos.

No obstante que desde el principio de esta administración se puso en la mira a Jalisco como un estado de riesgo, no se realizaron los trabajos necesarios para impedir que creciera el poder del mencionado cártel junto con un grupo llamado, Los Cuinis. Más bien se les dejó que hicieran lo que les viniera en gana. Tanto que han asesinados 113 funcionarios de 2011 a la fecha.

El todavía llamado Día del Trabajo, hubo un operativo para intentar detener a Nemesio Oseguera, El Mencho, el cual fue repelido de inmediato por los del CJNG. Éstos hicieron de las suyas en 25 municipios de Jalisco, cuyo saldo inicial fue de siete muertos, tres desaparecidos, 39 bloqueos en calles y carreteras, 19 heridos, 19 detenidos, 36 vehículos robados e incendiados, 15 sucursales bancarias destruidas, una caja popular y cinco gasolineras incendiadas. Además, hubo secuelas en Guanajuato, Michoacán, Nayarit y Aguascalientes

Al tratar de seguir un convoy donde iba el dirigente mafioso, un helicóptero Cougar- MAT 1009 fue alcanzado por un proyectil RPG y trató de aterrizar pero en el acto perdieron la vida tres personas, varias más quedaron heridas y otras desaparecieron. Nunca antes una aeronave había sufrido este tipo de consecuencias, no obstante que Los Zetas intentaron hacerlo anteriormente en Reynosa y Matamoros, Tamaulipas.

Estamos, pues, ante un desafío sin precedentes al Estado, que muestra una vez más su debilidad ante bandas que están mejor equipadas. Y es que a México ingresan, de varios países, dos mil armas diarias y, se dice, el 65 por ciento de las mismas son de los pandilleros.

Lo que sucedió era algo que se esperaba, ya que el 20 de marzo en Ocotlán, Jalisco, asesinaron a 10 agentes. Y el 6 de abril liquidaron 15 policías. Acerca de este último hecho, analistas señalaron que los operadores eran personas muy calificadas que utilizaron bloqueos para hacer que los caídos no tuvieran posibilidades de defensa ni de apoyo.

¿Por qué creció tanto esta pandilla que antes trabajaba para el Cártel del Pacífico?

Algunos dicen que debido a las facilidades que les dieron hace años, ya que en el gobierno de Emilio González Márquez, el panista muy ligado al entonces cardenal Juan Sandoval Íñiguez, no los combatió, antes bien les permitió su accionar.

El actual Procurador estatal, Luis Carlos Nájera, también lo fue del motejado Don Etilio, ya que en varias ocasiones apareció alcoholizado en actos incluso católicos. Por ello, algunos señalan que debería hacerse una investigación a fondo para fincar responsabilidades anteriores y presentes.

Según la muy informada Sanjuana Martínez (Sin Embargo, 4 de mayo), tanto a El Mencho como a Abigael González Valencia, jefe de Los Cuinis, fueron detenidos en Estados Unidos por tráfico de drogas y a los pocos meses liberados.

Algo parecido ocurrió con el hijo de Nemesio Oseguera, El Menchito (Rubén Oseguera), quien pasó once meses en una cárcel mexicana y salió libre por falta de pruebas.

Ello muestra la deficiencia de los sistemas judiciales. Lo que nos recuerda a Rafael Caro Quintero.

El asunto también es político. En el reciente artículo de Julio Hernández López (La Jornada, 4 de mayo), se desglosa que lo del día primero tiene que ver con las próximas elecciones en Jalisco donde quien compitió hace tres años por la izquierda, Enrique Alfaro, hoy puede triunfar en el municipio de Guadalajara por el Movimiento Ciudadano. Ello le permitiría, seguramente, obtener la gubernatura dentro de tres años.

Por otro lado, el papá de Aristóteles, Leonel de nombre, fue impelido por su hijo a pedir licencia como magistrado local. Y es que el jefe lleva las riendas del poder en la entidad, hace negocios al por mayor e incluso formó el MAS (Movimiento de Aristóteles Sandoval) que pretende ser, desde ahora, la plataforma de lanzamiento del mandatario para el 2018. O sea, lejos de resolver los problemas, la ambición les nubla el entendimiento a los grillos.

En una entrevista con Carlos Loret de Mola (Televisa, 4 de mayo), Jorge Aristóteles no pudo responder los cuestionamientos del periodista, únicamente dijo que se había coordinado con la federación para atacar los problemas. Algo que es un golpe bajo y directo a Enrique Peña Nieto, ya que muestra palmariamente la inutilidad de un esfuerzo compartido entre centro y periferia.

Por cierto, en Nuevo León, donde hay otro nepotismo de espanto: Humberto Medina maneja al hijo Rodrigo, y el primero ha obtenido terrenos e inmuebles por 300 millones de pesos, hubo ataque a la policía con saldo de varios muertos y desparecidos. Rodrigo, también, aspira a suceder a Peña Nieto en 2018.

La ambición, la prepotencia y la banalidad son el sello actual con la consiguiente ampliación del poder de los mafiosos en la sociedad.

PD: Acerca del asunto Jalisco ver la revista Proceso (número 2009) y las colaboraciones de Ricardo Raphael y Héctor de Mauleón en El Universal (4 de mayo)