Texto original publicado en Revista Proceso No. 2009

José Antonio Sánchez y Juan José Alvarez, Mainbit. Foto: infochannel.com.mx

José Antonio Sánchez y Juan José Alvarez, Mainbit. Foto: infochannel.com.mx

La accidentada licitación de la Secretaría de Relaciones Exteriores para la emisión del pasaporte mexicano, adjudicada al consorcio encabezado por Veridos, en conjunto con dos empresas alemanas, la japonesa NEC y la española El Corte Inglés, ha desatado la molestia de una de las compañías de servicios informáticos más beneficiadas durante el actual gobierno de Peña Nieto por millonarias adjudicaciones directas: la compañía Mainbit, propiedad de José Antonio Sánchez Pérez, quien presume su amistad con la familia Maccise, dueña de Grupo Mac, vinculada al grupo de poder mexiquense.

La cancillería otorgó el contrato para emitir 7.5 millones de pasaportes entre octubre de 2015 y junio de 2018 al consorcio encabezado por Vendos, que presentó una propuesta de 81 millones de dólares. En protesta, las compañías Vangent y Mainbit, ambas de Sánchez Pérez, anunciaron que solicitarán la intervención de la Secretaría de la Función Pública, al considerar que eligieron a una propuesta 17 por ciento más cara que la suya.

La licitación para los pasaportes mexicanos ha sido accidentada desde el principio. El 20 de marzo pasado, la Secretaría de Relaciones Exteriores declaró “desierta” la licitación original No. LA-005000999-T2-2015 al considerar que ninguno de los consorcios participantes cumplieron los requisitos establecidos en la convocatoria.

Vangent y Mainbit promovieron un juicio de amparo en contra de esta decisión, a pesar de que participaron también en la segunda convocatoria que emitió la Secretaría de Relaciones Exteriores dando un plazo legal de 10 días naturales para presentar nuevas ofertas.

El juez primero de Distrito en Materia Administrativa, Gabriel Regis López, desechó por “notoria improcedencia” el juicio de amparo promovido por las empresas de Sánchez Pérez. No pudieron frenar la segunda licitación cuyo resultado se dio a conocer el 24 de abril.

Mediante un escueto comunicado, la cancillería mexicana informó que el ganador fue el consorcio encabezado por Veridos México S.A. de C.V. y seis firmas más de empresas de tecnología: Giesecke & Devrient; Caelum Group, Nec de México –la misma compañía que ganó la licitación para las credenciales de elector del INE-, Seguridata Privada, Informática El Corte Inglés y IECISA México. Este consorcio obtuvo el “mayor puntaje de evaluación” y tuvo el visto bueno del testigo social designado por la Secretaría de la Función Pública: la Academia Mexicana de Auditoría Integral de Desempeño.

Al conocerse el fallo, Vangent y Mainbit iniciaron una campaña en columnas de negocios y en notas informativas para criticar el resultado afirmando que ellos presentaron una oferta 12 millones de dólares más baja (69 millones de dólares frente a 81 millones de dólares), cuestionaron la experiencia y capacidad del ganador y anunciaron que pedirán la intervención de la Secretaría de la Función Pública.

La disputa entre Mainbit, uno de los grandes beneficiarios del multimillonario proyecto Enciclomedia en la era de Vicente Fox (ver Proceso No. 1634) y la Secretaría de Relaciones Exteriores anticipa también una batalla entre la cancillería y una de las empresas de tecnología “consentidas” en el sexenio de Peña Nieto.

Mainbit, El Beneficio de las Adjudicaciones Directas

Hasta el 25 de enero de 2015, Mainbit tenía registrados un total de 661 contratos que suman 10 mil 320 millones de pesos y que provienen desde las administraciones panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, cuando se da el verdadero despegue de esta compañía creada el 13 de junio de 1990.

Los beneficios se extendieron en los dos primeros años del gobierno de Peña Nieto. Mainbit ha obtenido más de 3 mil 379 millones de pesos, la mayoría por adjudicaciones directas (29) que suman un total de 1,900 millones de pesos y sólo una minoría por licitaciones (17) que ascienden a poco más de 1,400 millones de pesos, de acuerdo a una investigación de estos contratos obtenidos a través de solicitudes al Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI).

Por ejemplo, bajo la conducción de Miguel Ángel Osorio Chong la Secretaría de Gobernación le otorgó a Mainbit por adjudicación directa contratos por 537 millones 236 mil pesos. El primero fue otorgado el 13 de septiembre de 2013 por 154 millones 374 mil pesos y el segundo por 463 millones 134 mil pesos el 6 de enero de 2014.

La Secretaría de Seguridad Pública le prorrogó millonarios contratos provenientes del gobierno de Felipe Calderón para la creación de un Centro de Administración Tecnológica (CAT) cuyo objetivo es proveer a los usuarios de la secretaría y de sus órganos administrativos desconcentrados de capacidad de cómputo y conectividad con altos niveles de servicio en sus instalaciones.

El 31 de diciembre de 2007 la SSP falló a favor de Mainbit en una millonaria licitación por 1 mil 297 millones 893 mil pesos para crear el CAT, con una fecha de vencimiento del 30 de noviembre de 2012, en medio de las críticas de otras empresas del sector por un presunto sobreprecio de 40 por ciento, así como incumplimiento de algunos servicios (ver Proceso, No. 1929).

A pesar de las críticas que se generaron por este contrato multianual con la SSP, el 1 de febrero de 2013, en el gobierno de Peña Nieto, la misma dependencia le dio una ampliación a Mainbit para el mismo servicio por 492 millones 466 mil pesos, sin licitación de por medio. Fue adjudicación directa, según el contrato OM/UAI/DGRMS/AD/001/2013.

(Contiúa mañana)