Foto: FIFA / Getty Images

Foto: FIFA / Getty Images

El día de ayer estalló en el seno de la FIFA un escándalo de grandes proporciones, cuando fueron detenidos siete ejecutivos del organismo por la policía Suiza para enfrentar cargos de corrupción que la justicia de los Estados Unidos les imputa. Entre los detenidos se encuentran 5 latinoamericanos: Eduardo Li, de Costa Rica; Julio Rocha, de Nicaragua; Eugenio Figueredo, de Uruguay; Jose Maria Marin, de Brasil, y Rafael Esquivel de Venezuela.

Los otros dos detenidos en Suiza fueron Jeffrey Webb, vicepresidente de la FIFA y presidente de la Confederación de Fútbol de América del Norte, Centroamérica y el Caribe (Concacaf), y el agregado en la Concacaf Castas Takkas, de nacionalidad británica. Como parte de esta investigación, Jack Warner, ex vicepresidente de la FIFA, fue detenido en Trinidad y Tobago, quien pagó un afianza de 2,5 millones de dólares y deberá presentarse a comparecer el próximo 12 de julio.

Los funcionarios de la FIFA se encontraban en Suiza para asistir a la 65ª reunión del órgano legislativo del organismo, en la que se elegirá a su presidente. El actual presidente del organismo -quien no se encuentra entre los imputados- busca renovar para un quinto mandato. Fuentes de la Federación Internacional han dicho que el congreso seguirá adelante.

El caso se relaciona con una presunta red de corrupción generalizada al interior de la FIFA, la cual habría realizado sobornos por un monto cercano a los 150 millones de dólares durante los últimos 20 años. Entre los cargos estarían incluidos lavado de dinero, crimen organizado y fraude electrónico.

Los arrestos son parte de una operación de mayor tamaño, ordenada por un tribunal de Nueva York, dentro de la cual se incluyen la formulación de 47 cargos en contra de 14 personas. Además de los detenidos, dentro de la investigación Nicolás Leoz, ex miembro del comité ejecutivo de FIFA, estaría también enfrentando cargos. Se espera se levanten cargos en contra de cinco ejecutivos de mercadotecnia sudamericanos: Alejandro Burzaco, jefe de torneos y Competencias SA; Aaron Davidson presidente de Traffic Sport USA; Hugo y Mariano Jinkis, de Full Play Group SA; y José Marguiles, de Valente Corp.

Entre los ejecutivos de la FIFA procesados están: Rafael Esquivel, Nicolás Leoz, Jeffrey Webb, Jack Warner, Eduardo Li, Eugenio Figueredo y José María Marín.

Entre los ejecutivos de la FIFA procesados están: Rafael Esquivel, Nicolás Leoz, Jeffrey Webb, Jack Warner, Eduardo Li, Eugenio Figueredo y José María Marín. Imagen: BBC

De manera paralela se realizaron allanamientos en la sede principal de la FIFA (por una investigación iniciada por autoridades Suizas) y en la sede de la Concacaf en Miami. El Departamento de Justicia de EU ha informado que el proceso se remonta al año de 1991.

Las autoridades de los Estados Unidos han señalado que la mayoría de las operaciones ilícitas se tratan de soborno que ejecutivos de mercadeo de compañías deportivas entregaron a los funcionarios. Los sobornos estarían conectados con la obtención por parte de las empresas de los derechos de comercialización, publicidad, patrocinio y transmisión de eventos como las eliminatorias para la Copa del Mundo en la zona de Concacaf, la Copa América, Copa Libertadores y Mundial de Brasil.

Las autoridades Suizas, por su parte, dieron a conocer que se abrió una investigación distinta que involucraría sobornos y lavado de dinero relacionados con la elección de sedes para los mundiales de Rusia y Qatar. Parte de esta investigación incluyó el allanamiento de la sede central de la FIFA.

Ante los hechos, el presidente de la FIFA, Joseph Blatter dijo en un comunicado de prensa que el organismo a su cargo trabajará para “erradicar toda conducta indebida, recuperar la confianza de ustedes y garantizar que el fútbol mundial esté libre de actos delictivos». Calificó la situación como “un momento difícil para el fútbol, para los aficionados y para la FIFA como organización”.

El dirigente sostuvo que “por muy lamentables que sean estos acontecimientos, debe quedar claro que acogemos con satisfacción las acciones y las investigaciones emprendidas por las autoridades estadounidenses y suizas; y creemos que ayudarán a reforzar las medidas que la FIFA ya ha tomado para erradicar del fútbol todo acto delictivo”.

La Concacaf, por su lado, dijo estar “consternada por los arrestos”, y afirmó que “continuará cooperando con las autoridades en toda su capacidad”. Esta confederación, como resultado de la investigación y los arrestos, removió a su presidente, Jeffrey Webb, y designó a su lugar al hondureño Alfredo Hawit. Asimismo, creo un Comité Especial para «evaluar y sustentar todas las operaciones de negocios de la Confederación a raíz de las acusaciones contra ciertos miembros de la FIFA y la Concacaf», el cual está integrado por los líderes de las federaciones de México, Estados Unidos y Canadá (Justino Compeán, Sunil Gulati y Victor Montagliani, respectivamente).

Las medidas que la FIFA ha tomado, a través de su Comisión de Ética, incluyen de momento un prohibición temporal a 11 personas para realizar actividades relacionadas con el fútbol, en el ámbito nacional e internacional. Quienes han recibido esta sanción son: Jeffrey Webb, Eduardo Li, Julio Rocha, Costas Takkas, Jack Warner, Eugenio Figueredo, Rafael Esquivel, José Maria Marin, Nicolás Leoz, Chuck Blazer y Daryll Warner. Por su parte, a Aaron Davidson, fue inhabilitado para ejercer actividades relacionadas con el fútbol.

Críticas a la FIFA

Ante el escándalo, la Unión de Asociaciones de Fútbol Europeas (UEFA) inicialmente pidió que la elección de presidente de la FIFA fuera pospuesta, e incluso se llegó a hablar de un boicot de esa asociación al congreso de la FIFA. Sin embargo, hace unas horas, en conferencia de prensa, Michel Platini, presidente de la UEFA, explicó que el apoyo mayoritario de su asociación en la votación para elegir al dirigente del organismo mundial será para la candidatura del jordano Ali bin al-Hussein.

La UEFA cuenta con 53 votos y según manifestó el dirigente y ex futbolista francés confía en que 45 o 46 votos sean para el candidato de Jordania, quien se enfrenta al actual presidente de la FIFA. Según señalan algunos medios, la federación española no se apegará a este acuerdo.

Michel Platini, durante la rueda de prensa en Ginebra. Foto: Fabrice Coffrini /  AFP

Michel Platini, durante la rueda de prensa en Ginebra. Foto: Fabrice Coffrini / AFP

Si bien Blatter es el candidato favorito, Platini sostuvo que éste puede ser vencido, “antes de que pasara todo lo que ocurrió ayer, no, pero con todo lo que ha pasado, sí. Demasiado es demasiado». Al respecto, el francés dijo estar “disgustado”, “harto” y “asqueado” con lo que está sucediendo.

La credibilidad de la FIFA, que desde hace varios años ha sido cuestionada por el tema de la corrupción, enfrenta un momento crítico. El astro del fútbol argentino, Diego Armando Maradona, desde hace varios años había venido haciendo señalamientos sobre este tema y sus palabras tomaron fuerza nuevamente el día de ayer, cuando el ex futbolista estalló en contra de la FIFA, y señaló “hoy no hay fútbol, no hay transparencia. Basta de mentirle a la gente y de hacer una cena show para reelegir a Blatter”.

Maradona sostuvo que la dirigencia de la FIFA no tuvo el respeto “que tiene que tener la pelota para ser dirigida dignamente”. “Hoy tenemos una FIFA de billones de dólares y hay jugadores por el mundo que no ganan más de 150 dólares. La plata que gastan en eso la debería utilizar para hacerles una cancha a los chicos en África”, remató.

Por su parte, durante la apertura del 65 Congreso de la FIFA, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) pidió a la FIFA aplicar las recomendaciones de la Agenda 2020 para luchar contra la corrupción y actuar de manera transparente. Con ello, dijo, el fútbol podrá brillar como lo ha hecho antes.

«El COI está preparado para aplicar las recomendaciones de la Agenda 2020, que ha fortalecido la lucha contra la corrupción. Invito a la FIFA a aplicar sus recomendaciones. Tengo confianza en que con transparencia y actuando de esa forma, ustedes, los guardianes del fútbol, conseguirán que su deporte brille de la misma forma que lo hizo antes», sostuvo el dirigente del COI.

Implicaciones económicas

Según informó el día de hoy la BBC, como resultado del escándalo algunos de los patrocinadores más importantes del fútbol mundial han comenzado a preocuparse y estarían por revisar sus vínculos con el organismo e incluso reevaluar su patrocinio a menos que se realicen cambios.

La agencia británica destacó que mientras Coca Cola señaló que se trata de una controversia que ha “manchado la misión y los ideales de la Copa Mundial de la FIFA», Adidas estar «totalmente comprometida a crear una cultura que promueva los estándares más altos de ética y cumplimiento, y esperamos lo mismo de nuestros asociados». En este sentido, McDonald´s dijo que lo sucedido era “extremadamente” preocupante y que monitorearía detalladamente la situación.

La BBC consigan que en declaraciones que obtuvo de Hyundai Motor, la empresa sostuvo estar “extremadamente preocupada por los procesos legales que se habían presentado contra ciertos ejecutivos… y continuaremos monitoreando la situación de cerca».

Anheuser-Busch, propietaria de Budwiesier, dijo que «espera que todos sus socios mantengan estándares éticos fuertes y operen con transparencia. Continuamos revisando la situación a través de una comunicación constante con la FIFA».

En un tono más fuerte y con una amenaza más clara, Visa advirtió a la FIFA que debe tomar medidas “rápidas e inmediatas”, pues si no lo logra, “les hemos informado que reevaluaremos nuestro patrocinio”.