Reportaje publicado originalmente en la edición 2002 de Proceso

Televisa-TV-AztecaTras un proceso de licitación de año y medio que dejó en el camino a más de 15 grupos interesados originalmente, el Instituto Federal de Telecomunicaciones dio a conocer el 11 de marzo que Cadena Tres, de Olegario Vázquez Aldir, y Grupo Radio Centro, de Francisco Aguirre, fueron los finalistas y ganadores de la licitación de las dos cadenas de televisión abierta, con 123 frecuencias cada una, que pretenderán competir con Grupo Televisa que posee tres cadenas nacionales y una regional ( en 258 frecuencias), y TV Azteca que posee dos cadenas nacionales, una metropolitana (en 180 frecuencias).

La sorpresa, incluso para el propio Francisco Aguirre, fue la enorme disparidad de las ofertas por un espectro que tiene igual número de frecuencias en televisión abierta digital: el propietario de Grupo Radio Centro pagará 3 mil 058 millones de pesos por las 123 frecuencias, mientras que Cadena Tres desembolsará 1 mil 808 millones de pesos por el mismo número.

Existe una diferencia de más de 70 por ciento entre una y otra oferta. Ambas propuestas están por arriba casi cuatro veces del precio base fijado por el IFT que fue de 830 millones de pesos. Si alguno de los dos desistiera en el pago de la contraprestación –cuya fecha límite es el 12 de abril-, tendrían que pagar una penalización de 415 millones de pesos, equivalentes al pago que dejaron en garantía.

Esta disparidad fue considerada como “lógica y natural” en un proceso de licitación de este tipo, según los comisionados del IFT, pero el especialista Ramiro Tovar, del ITAM, señaló que éste es el resultado de una falla del modelo de licitación que dio lugar al fenómeno conocido como “maldición del ganador”, cuando uno de los postores sobrevalúa su posición debido a la “información asimétrica que obtienen los que compiten”.

“Esta gran disparidad se pudo haber evitado si hubieran licitado con el modelo de subastas a segundo precio. Es decir, ambos hubieran tenido que pagar la segunda cantidad más alta que era la de Cadena Tres: 1,808 millones de pesos”, afirmó Tovar, consultado por Proceso.

Para el especialista, el retiro de uno de los tres competidores que se inscribieron, Grupo Tepeyac, de Mario Vázquez Raña, fue “estratégico” para ayudar al hermano, Olegario Vázquez Raña, “aunque se sabía que estaban distanciados”.

El Difícil Apagón Analógico

Para cumplir con los lineamientos establecidos en las bases de licitación, cada una de las dos nuevas cadenas debe lograr en un plazo de tres años cubrir el 30 por ciento de los 106 millones de mexicanos que es su audiencia-meta y en un plazo de cinco años cubrir el 100 por ciento.

Lograr este objetivo está condicionado a que la propia tecnología de televisión digital cubra más del 90 por ciento del territorio nacional, dominado ahora por la televisión analógica.

De acuerdo con los datos del propio Instituto Federal de Telecomunicaciones, sólo 4.5 millones de hogares mexicanos tienen acceso a la televisión digital, de un total de 29.8 millones de hogares a nivel nacional.

Según el programa de Transición Digital Terrestre (TDT), la Secretaría de Comunicaciones y Transportes debe repartir antes del 31 de diciembre de 2015 –fecha del “apagón analógico”- un total de 12.8 millones de televisores digitales y sólo ha distribuido 2.3 millones. Existe un rezago de cerca del 75 por ciento.

Aún si se cubriera el 100 por ciento del reparto de televisores digitales en el territorio nacional, el cálculo de IFT es que ambas cadenas cubrirán en 5 años apenas el 17 por ciento del mercado publicitario y de audiencias que acaparan Televisa y TV Azteca. El duopolio concentra más del 95 por ciento del mercado publicitario y de las audiencias.

Cuestionado sobre este proceso de “apagón analógico”, el comisionado presidente de IFT, Gabriel Contreras, afirmó que la SCT “está haciendo todo para cumplir con el apagón” y consideró que es sólo una “conjetura” el escenario de que no se pueda cumplir con la meta establecida para el 31 de diciembre de 2015.

Tanto Olegario Vázquez Aldir como Francisco Aguirre hicieron declaraciones a medios señalando que planean comenzar a transmitir su programación a finales de este año o principios del 2016.

En las páginas de Nuevo Excélsior, propiedad del mismo grupo empresarial que Cadena Tres, Vázquez Aldir comentó que iniciará operaciones en enero de 2016 y detalló que invertirán 10 mil millones de pesos adicionales a la contraprestación de 1,808 millones de pesos que pagarán al IFT.

Consultado vía telefónica por Proceso, Francisco Aguirre afirmó que planean iniciar programaciones a finales de 2015 o principios de 2016. “Nosotros ya tenemos experiencia en la generación de contenidos. Del 67 al 72 tuvimos la concesión del canal 13 y tenemos una gran experiencia en radio. Grupo Radio Centro tiene el 58 por ciento de audiencias de radioescuchas, según los índices Nielsen”, abundó Aguirre.

(Continúa mañana)