Graco Ramírez RMVNadie para la sangría

La economía mexicana va de mal en peor. Las autoridades dicen que saldremos adelante, las instituciones financieras internacionales simulan que tenemos economistas de buen nivel (“El catarrito” Carstens) y la OCDE en manos de Ángel (de la Dependencia, se le motejó correctamente) Gurría insisten que tenemos rumbo pero son necesarias mayores reformas. Lejos de ellos, nadie cree en esas buenas predicciones, ya que hasta la iniciativa privada lanza un plan de siete puntos, incumplibles porque se habla de evitar la corrupción y hacer más rentable el presupuesto, algo realmente quimérico. Varias anotaciones recientes muestran que a la clase política no le importa el desastre. Los diputados se reducen 100 pesos de su salario y Manlio Fabio Beltrones dice que ahorrarán 100 millones de pesos haciendo recortes, incluso en comisiones que aprobaron y no dieron ningún resultado (¡Gracias mil!). Tener 200 mil millones de dólares en Estados Unidos (reserva federal) nos cuesta cada año la suma de 4 mil millones de dólares (Índice Político de Francisco Rodríguez, 3 de marzo). Debido al nuevo Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), en estos dos primeros meses del año, 20 mil empresas pequeñas y medianas (10 por ciento del total) quebraron o se fueron a la informalidad (La Jornada, 2 de marzo). Hubo un recorte de 10 mil millones de pesos en Salud, mientras al negocio llamado PVEM se le dan posibilidades de aumentar sus utilidades en las farmacias de los González Torres (vales de medicina). En dos años se fueron inexplicablemente del país 31 mil millones de dólares y en siete años desaparecieron 88 mil millones de dólares, en tanto el SAT dice que son operaciones extrañas (La Jornada, 2 de marzo). Dos universidades consentidas de los actuales gobernantes, la Universidad del Estado de México y la de Morelos, manipularon para su beneficio 2 mil millones de pesos que les proporcionó Sedesol (Ricardo Raphael, El Universal, 2 de marzo); pero Rosario Robles aparece, muy sonriente, con Lorenzo Córdova (INE), asegurando que sus programas no influirán en los comicios, mientras la hija de ella, Mariana Moguel, es candidata oficial a una diputación en el DF. Y antes, pero repercute ahora, Vicente Fox y Felipe Calderón dilapidaron un billón 58 mil 635 millones de dólares de Pemex (Héctor Aguilar Camín y Héctor Barragán). Los legisladores en México, por cierto, están mejor pagados que en el Parlamento Europeo, Estados Unidos y Alemania, entre otros países (El Universal, 27 de febrero). El 43 por ciento de mexicanos no pueden alimentarse con su salario (financieras de Sin Embargo, 26 de febrero). Y ya sabemos, pasando las elecciones del 7 de junio viene otro recorte presupuestal y habrá despidos por montones en diferentes secretarías y hasta en la empresa privada. Casi el paraíso, diría Luis Spota, con mayor ironía. Las declaraciones políticas no podrán borrar la horrible realidad.

Ella empata con Graco

Ya sabemos que Morelos es un desastre, especialmente en seguridad. Ahora se pretende hacer negocios inmobiliarios con proyectos faraónicos que hablan “del progreso”. Por ello, cientos de campesinos y pobladores se levantan contra este gobierno “de izquierda” (Graco Ramírez). Además, la justicia es algo inexistente. Un ejemplo, la encargada del Tercer Tribunal Colegiado Décimo Octavo Circuito, con sede en Cuernavaca, Morelos, cuya jefa es Ana Luisa Mendoza, envió la circular 1/2015 para que los trabajadores no tengan horario definido, no haya séptimo día en el descanso y sean casi esclavos de las imposiciones de la señora que dice venerar la justicia. La contradicción es evidente y nadie le dice nada, ni siquiera la Consejería de la Judicatura, de la cual se burla abierta y alegremente. Ella presume que está protegida por el “honorable” Genaro Góngora Pimentel (¿se acuerda de las cuestiones terribles que hizo con sus hijos y queridas?).

Ana Luisa, alardea que impuso a su hijo, Luis Galán, en el juzgado Décimo Sexto de Distrito Administrativo del DF, bajo las órdenes del juez Ricardo Gallardo Vara, el cual fue su subalterno. En fin, que en estos momentos de crispación es absurdo que el poder judicial sea tan inconsciente de lo que necesita una población que sufre acoso por todos lados.

Entrampado

En el INE, no obstante los llamados de los “consejeros” y las presiones políticas, no llegan a resolverse los problemas de fondo. Continúan sin regresar al pleno el PRD, Morena y el PT. Por cierto, al decir de Pablo Gómez, el PVEM ha erogado más de 2 mil 284 millones de pesos en anuncios publicitarios (José Agustín Ortiz Pinchetti, La Jornada, 1 de marzo). La cantidad es inmensa y únicamente se entendería si existe apoyo de la Presidencia de la República. La verdad es que hay mucho que discutir con los consejeros que tienen larga cola que les pisen. Por ejemplo, José Antonio Crespo dice que la esposa de Javier Santiago es asesora de Marco Antonio Baños; por eso, Javier propuesto por el PRD, ahora es colaborador de los que llegaron por el PRI. En tanto Roberto Zamarripa (Reforma, 2 de marzo), señala que las encargadas de a Comisión de Quejas del INE, Beatriz Galindo y Adriana Favela, hacen las cabriolas más insólitas para exculpar al mentado partido verde de las mil infracciones que comete. En síntesis, no se puede ir tranquilos con ese organismo a las próximas elecciones, no obstante las histerias del señor Córdova.

Uno

Un grupo notable de mujeres estarán en la próxima legislatura a nombre del PRI. Guillermina de la Torre Malváez, madre de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, quien es acusado de abuso sexual y más cuestiones por varias damas. Mariana Moguel Robles, de quien ya dimos algunos detalles. Ivonne Ortega, ex mandataria de Yucatán, la cual no concluyó varios hospitales de su antecesor, Patricio Patrón Laviada, y ella también dejó sin terminar otras unidades hospitalarias. Y, obviamente, Carmelita Salinas, quien de echarle porras a los Diablos Rojos del beisbol se convirtió en un activo priista, la cual espera sacar en tribuna sus albures más conocidos.