fitihfinal-2Por Gloria Serrano

El FITI es uno de esos eventos que en el nombre tienen sus mejores adjetivos: independiente e íntimo. También dos potentes sustantivos: Festival y Teatro. Si algo se pudiera agregar, sería decir que es un esfuerzo en suma honesto y para nada desdeñable, cuyos inicios se remontan a 2003, época en la que el FITI representaba una sencilla pero esmerada muestra anual de teatro con dos sedes, una en Yucatán y otra en la Ciudad de México, que pronto se convirtió en un proyecto más grande y ambicioso, como nos lo cuentan sus propios creadores, el dramaturgo Ricardo Andrade Jardi y la actriz Amanda Quezadas Llanes, miembros y fundadores del Centro de Investigación Escénica El Teatrito A.C.:

»Un año después, en ese lejano 2004, nacía, entre charlas, tacos y mates, a lado de nuestros hermanos de El Galpón de las Artes (Mar del Plata, Argentina), el Proyecto Iberoamericano de Investigación Etnográfica y Gestión en Red: Cruzando Fronteras, que ahora integran más de diez grupos de teatro de siete países: Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, España, Portugal y México«.

Nótese, de nuevo, cómo en el apelativo imprimen también lo medular de su oficio: Del Monólogo al Diálogo (2003), De Sur a Sur en resistencia (2004), Contracorriente (2005), Desde la Esquina (2006), Resonancias (2007), Vínculos (2008), Revoluciones (2009), Dialéctica (2010), Raíces (2011), Memorias (2012), Autonomía (2013), Caminos (2014) y ahora, Territorios (2015). Encabezados que definen 13 años de una historia esculpida pacientemente con el cincel de la congruencia, a fin de acercar al público de la región lo más camaleónico y simbólico de las vanguardias artísticas y, además, «la acción política desde las trincheras del arte, que hoy se posiciona como uno de los referentes del teatro independiente iberoamericano y que, guste a quien le guste y moleste a quien moleste, ha contribuido a poner en el plano internacional del teatro al estado de Yucatán», nos recuerdan Amanda y Ricardo, con el énfasis y el orgullo de quienes saben el grado de tozudez que se requiere para crear y mantener un festival de este tipo.

Alejado del »imaginario centralista« que impera en nuestro país, el FITI se perfila como un encuentro que rompe esquemas, que no sale de la capital del país para recorrer la provincia sino, por el contrario, surge en la periferia y logra colarse al circuito teatral de ese monstruo urbano que es la Ciudad de México y esto, hay que decirlo, gracias al apoyo de otros grupos teatrales como Tadeco, el taller de la comunidad fundado en 1982 y ubicado en una zona emblemática de la capital mexicana que constituye en sí misma una invitación para asistir: Coyoacán. Así, del 8 al 15 de marzo el FITI realiza su primera etapa en la ciudad de Mérida, Yucatán y a partir del día 17 y hasta el 22 de marzo, se traslada al Distrito Federal para presentar a los defeños osados el mismo programa.

«Desconocemos cuál será el devenir del FITI y de cada uno de nosotros en un país violentado y gobernado por un Narco-Estado al servicio de los corruptos poderes fácticos, pero adivinamos lo mucho que aún queda por hacer desde una política artística-social que no se someta al pensamiento rector del capital y que dé la importancia requerida para garantizar el acceso que toda persona debe tener a la producción simbólica gestada en su territorio. Se trata de contribuir a empoderar la solidaridad como un instrumento que nos permita soñar futuro, soñar y construir, juntos, un mundo ambientalmente responsable y justo para todos y todas. ¡Y que Dionisio permita que nos lama la mejor de las suertes este año», comentan Ricardo y Amanda, conscientes de la problemática que vive México pero también del nicho de posibilidades que encierra la cultura, como ya ha quedado manifiesto en otros países, unos de ellos Colombia, donde se continúa haciendo frente a la exclusión social y a la violencia a través de fomentar la revalorización de las culturas populares, la profesionalización del sector y abriendo distintos espacios que den vida a todo tipo de manifestaciones culturales.

Esta es pues, la filosofía con la que el FITI 2015 nos ofrece un programa amplio y variado en el que participan los grupos Máskara (Goiás, Brasil), Ícono Teatral (Buenos Aires, Argentina), Tadeco, C.I.E. El Teatrito y Palabra y Silencio Teatro (D.F. y Yucatán, México). Companhia, adaptación de la novela Compañía de Samuel Beckett; Pieza para maniquíes y un actor de reparto, del argentino Gabriel Penner y Ta´de cuentos, versión libre de 6 cuentos contemporáneos de varios autores, son parte de lo que verán si acuden a esta magna fiesta de la interpretación que, si bien se remonta a los antiguos ritos de origen prehistórico, actualmente cuenta con puestas en escena verdaderamente arriesgadas que incursionan en diversos géneros y exponen narrativas complejas, ambiciosas y cada vez menos locales. Si lo anterior no es suficiente para que decidan asistir, el FITI incluye además una serie de Conversatorios (charlas) para que el público dialogue con los actores y conozcan de viva voz el proceso de montaje, esa puesta en acción de la que surge el fascinante juego, de raíces literarias, llamado teatro.

En el mejor sentido de la expresión, el FITI es un espectáculo que privilegia lo comunitario, que apela al reconocimiento del individuo por encima de las masas y que en México está vivo en medio de tantos muertos, debido en gran medida a la fuerza y tesón de nuestros artistas -hombres y mujeres- imaginativos, sarcásticos e irreverentes. Almas viejas con espíritu joven que tienen bien ganada su parcela de vida por insistir, constantemente, en relatarnos la realidad a través de la mirada de la cultura y las artes. No seamos indiferentes a la tercera llamada, soñemos con ellos futuro y contribuyamos a hacerlo posible.

FITI 2015 Ciudad de México del 17 al 22 de marzo
Sede: El albergue del arte, Alberto Zamora No. 32, Coayoacán
Consulta la cartelera: http://www.tadecoteatro.com.mx/
¡Todas las funciones son entrada libre, cooperación voluntaria!