(Leer primera parte)

Texto del reportaje publicado en Revista Proceso, No. 2000

Los Aspirantes de Televisa en el Senado

Arely Gómez durante la sesión del pasado 26 de febrero en la que pidió licencia como Senadora.

Arely Gómez durante la sesión del pasado 26 de febrero en la que pidió licencia como Senadora.

De acuerdo a la misma ley orgánica, le corresponde al Senado ratificar la propuesta del Ejecutivo federal para encabezar la PGR, así como elegir por dos terceras partes de los votos al próximo ministro de la Suprema Corte de Justicia, donde compiten tres candidatos: los magistrados Horacio Armando Hernández Orozco y Felipe Alfredo Fuentes Barrera y el ex embajador Eduardo Medina Mora.

Poco antes que los senadores despidieran a Arely Gómez en el salón de plenos, Medina Mora visitó el recinto legislativo para cabildear en la bancada del PRI. Sostuvo un encuentro de diez minutos con Emilio Gamboa Patrón y ninguno de los integrantes de la bancada realizó declaraciones públicas.

El mejor cabildeo a favor de Medina Mora ha venido de la propia televisora. El vínculo entre el ex embajador de México en Gran Bretaña y Estados Unidos proviene desde su participación en el Consejo de Administración con funcionarios de Televisa en la empresa Crea TV, en 1999, dedicada a “la producción y desarrollo de espectáculos y eventos artísticos de cualquier índole”.

Medina Mora es amigo personal de Alejandro Quintero Iñiguez, ex vicepresidente Corporativo de Comercialización del consorcio, y hasta promovió con él la construcción de una capilla guadalupana en la iglesia San Patricio, en Londres, durante su paso como embajador en Gran Bretaña (ver Proceso, No. 1999).

Medina Mora operó siempre a favor de los intereses del consorcio desde que fue titular del Cisen en el gobierno de Vicente Fox. El trataba los asuntos más delicados con Televisa y TV Azteca, saltándose de esta función al entonces subsecretario de Normatividad de Medios, José Luis Durán.

Jugó un papel fundamental en el “decretazo” de 2002, para favorecer a Televisa con la eliminación de los tiempos fiscales de 12.5 por ciento. Convenció al entonces titular de la Secretaría de Gobernación, Santiago Creel, de abandonar las negociaciones que se realizaron entre 2001 y 2002 para reformar la Ley Federal de Radio y Televisión y favorecer al duopolio televisivo. Medina Mora fue fundamental para el encuentro entre Bernardo Gómez, entonces presidente de la CIRT, y la primera dama Marta Sahagún.

Como procurador general de la República en la primera mitad del sexenio de Felipe Calderón, Medina Mora tuvo como secretaria particular a Jessica de la Madrid, operadora de Alejandro Quintero en TV Promo y quien sostuvo una relación sentimental con Enrique Peña Nieto.

Su paso por la PGR, así como su papel como embajador en Londres y en Washington reforzó los vínculos de Medina Mora con otro de sus viejos conocidos y amigos: el ex presidente Carlos Salinas de Gortari. Su integración al gabinete de Calderón fue en retribución al papel del ex presidente en la campaña del 2006 y su influencia en Televisa.

Medina Mora también fortaleció su relación con Peña Nieto desde que el actual presidente de la República era gobernador del Estado de México. En 2007, como titular de la PGR, Medina Mora designó a Alberto Bazbaz Sacal como director de Control de Procesos Penales. Bazbaz saltaría de esa posición a ser procurador del Estado de México, tristemente recordado por su papel en el caso de la niña Paulette. Bazbas fue defensor de Raúl Salinas de Gortari y le tocó investigar el crimen de Enrique Salinas de Gortari, en diciembre de 2004.

El actual consejero jurídico de la presidencia, Humberto Castillejos, es también cercano a Eduardo Medina Mora.

Arely Gómez González Blanco es hermana de Lepoldo Gómez, vicepresidente de Noticias del consorcio televisivo. Ambos son nietos del ex gobernador de Chiapas, Salomón González Blanco y primos de Patrocinio González Garrido, a quien le estalló el conflicto de Chiapas en 1994, como efímero secretario de Gobernación en el sexenio de Carlos Salinas.

Egresada de la Universidad Anáhuac, Arely Gómez desarrolló una larga carrera en el Poder Judicial como secretaria de Estudio y Cuenta en la Primera Sala del Tribunal Fiscal de la Federación, secretaria particular de la presidencia de la Suprema Corte de Justica y del Consejo de la Judicatura, de 2003 a 2004.

Televisa la apoyó infructuosamente para integrarse como consejera electoral del Instituto Federal Electoral tras las polémicas elecciones presidenciales del 2006. Calderón la designó en 2007 como titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) en la PGR, bajo las órdenes de Medina Mora.

El 1 de julio de 2010, a 3 días de las elecciones para gobernador en 12 entidades, Arely Gómez renunció a la Fepad, “para permitir que se designe a un titular más cercano al paradigma de políticas públicas que desea el Ejecutivo federal”, según afirmó en su carta de renuncia.

El vocero de la PGR, Ricardo Nájera, atribuyó la salida abrupta de Arely Gómez como resultado de “diferencias de criterio” sobre el manejo de la fiscalía. Un lustro después, Gómez retorna de manera abrupta a la PGR, pero ahora como su titular.