Antenas de telecomunicaciones.  Foto: Marco Antonio Cruz

Antenas de telecomunicaciones.
Foto: Marco Antonio Cruz

Por Mony de Swaan

En julio pasado publiqué un texto pesimista respecto de lo que a mi juicio ocurriría en el sector telecomunicaciones en los siguientes meses. No era un salto al vacío. Si bien no es sencillo empeñar públicamente la palabra pronosticando el futuro, las “10 Teleprofecías” tomaban como punto de partida lo observado desde la Reforma Constitucional de 2012 hasta ese momento. El récord era pobre y todo parecía indicar que lo seguiría siendo. Esa fue la apuesta.

Con el inicio de año y dado que varias predicciones cumplían su plazo al terminar el anterior, vale la pena hacer un corte, ver cómo le fue al sector, al falso profeta y, sobre todo, apuntar la agenda de pendientes que más nos vale sean atendidos en los siguientes meses. Lamentablemente ya hay daños y decisiones irreversibles, pero la posibilidad de transformar el sector sigue ahí. Con el afán de facilitar el análisis seguiré el mismo orden publicado en julio.

1. El 14 de agosto pasado nos enteramos que, pese esfuerzos aislados de distintos senadores y diputados perredistas, ninguna de las cámaras reunió las firmas suficientes para promover una Acción de Inconstitucionalidad en contra de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión. Corrieron distintas versiones respecto de las firmas que realmente se recabaron, de llamadas de último momento que frustraron viajes a la Suprema Corte y de amenazas veladas. Lo cierto es que el mismo Congreso que aprobó una muy debatida Ley fue el mismo que evitó cualquier control constitucional sobre la misma. Teleprofecía definitivamente cumplida.

2. A principios de septiembre pasado nos enteramos que por mayoría de cinco votos contra dos, el Pleno del IFT acordó no presentar Controversia Constitucional frente a artículos que fácilmente podrían interpretarse como invasores de facultades del regulador mexicano. A juicio de las comisionadas Labardini y Estavillo, la mayoría del Pleno decidió hacer caso omiso de “52 artículos problemáticos”. Con ello se extinguió la última posibilidad de un control constitucional verdaderamente integral sobre la Ley, pero sobre todo la oportunidad de que la SCJN diera luz y con ello terminara el debate respecto de la legalidad o no del texto reglamentario. Teleprofecía definitivamente cumplida.

3. Gracias a la generosa redacción del artículo Noveno Transitorio, el 14 de agosto pasado Grupo Televisa anunció la adquisición de Cablecom y 1.2 millones de suscriptores por $8,550 millones de pesos. El 8 de enero el mismo Grupo anunció la adquisición de Telecable y 650 mil suscriptores por $3,000 millones de pesos. Transacciones por casi $12,000 millones de pesos que han permitido al Grupo concentrar 66% del mercado de televisión de paga sin escrutinio real por parte del regulador. Teleprofecía definitivamente cumplida.

4. En septiembre pasado el IFT anunció había obtenido sentencia favorable en 18 juicios de amparo promovidos por Grupo Televisa en contra de la resolución de preponderancia. El regulador reconocía que se trataba de resoluciones de primera instancia a las que seguramente seguirían procesos ante Tribunales Colegiados Especializados. Teleprofecía pendiente, aunque con la incorporación del ex Comisionado de COFETEL Martínez Pous a las filas de Grupo Televisa como responsable jurídico, seguramente aumentarán las posibilidades de cumplirse.

5. A pesar del inicio de distintos procedimientos de investigación en el mercado de televisión de paga, a la fecha el país sigue sin conocer resoluciones que establezcan remedios o medidas asimétricas que atiendan la preocupante y evidente concentración de mercado en este sector. Imposible creer que, dados los recientes acontecimientos en este mercado, la competencia no ha sido afectada en perjuicio del consumidor. Teleprofecía hasta hora cumplida.

6. Pese a la voluntad expresada por Grupo Carso de desincorporar los activos que fueran necesarios para dejar de ser actor económico preponderante, al día de hoy poco se sabe respecto de dicha posibilidad. Lo que es un hecho es que la estricta redacción de la LFTR dificultará cualquier intento por parte del concesionario y cualquier cualquier resolución a cargo del regulador. Quizá ello explique la razón por la que AT&T optó por comprar Iusacell en lugar de esperar y hacerse de los activos de America Movil. Teleprofecía hasta ahora cumplida.

7. En lo que constituye una buena noticia, el pasado 17 de diciembre la Comisión Federal de Electricidad solicitó al IFT autorización para ceder a Telecomunicaciones de México (Telecomm) su título de concesión para instalar, operar y explotar una red pública de telecomunicaciones, conforme a lo establecido en la reforma constitucional del sector. La mala noticia es que lo hizo 18 meses después de publicada dicha reforma, sin haber añadido a la Red Troncal un solo kilómetro adicional de fibra en ese período. Teleprofecía definitivamente cumplida.

8. En octubre pasado SCT e IFT anunciaron la firma de distintos convenios para impulsar la “Red Compartida” en la banda de 700MHz. Asimismo, en diciembre la SCT informó que había adjudicado a Deloitte un contrato por 114 millones de pesos para que la consultora internacional elaborará en los siguientes dos meses la estrategia, plan de negocios y la promoción del programa de telecomunicaciones. La SCT se ha comprometido a iniciar el proceso de licitación en marzo y adjudicar en agosto próximos. Todas buenas noticias aunque lamentablemente la Constitución no habla de firma de convenios, contratación de asesores o anuncios, sino de “iniciar su instalación antes de terminar 2014”. Teleprofecía definitivamente cumplida.

9. Más allá de una larga serie de cuestionamientos respecto del programa, la SCT ha comprometido entregar más de 12 millones de televisores digitales en lo que resta de 2015 y cumplir con ello el mandato constitucional de culminar nuestra transición digital. Meta ambiciosa si consideramos que en todo 2014 entregó, y a tropezones, sólo 1 millón de aparatos. El tema, ténganlo por seguro, será de los más candentes durante este año. En todo caso, teleprofecía pendiente.

10. Seguimos sin conocer una sola resolución en materia de propiedad cruzada de medios y el florecimiento de las radios comunitarias sigue siendo un compromiso nacional pendiente. Teleprofecía hasta ahora cumplida.

El récord de un servidor es, tristemente, impecable. Cinco predicciones se han cumplido a cabalidad y en definitiva; otras cinco permanecen abiertas. Para recuperar el tiempo perdido, el país necesita que 2015 sea un año extraordinario para las telecomunicaciones y uno malo para los pesimistas. Deben seguir doce meses en los que la boca, de una vez por todas, se me haga chicharrón. Ojala así sea. Muy feliz año a todos.

* El autor es Socio Fundador de ••• Centro y ex Comisionado Presidente de COFETEL