Emilio Azcárraga Ricardo Salinas Pliego  Por Irene Levy-El Universal*

Los movimientos que estamos viendo en el sector móvil en México son esperables y habrá más, no sólo por la reforma, sino también por cómo está distribuido el espectro

RICARDO SALINAS

El 10 de septiembre pasado, Grupo Salinas anunció que compró por 717 millones de dólares el 50 por ciento de las acciones de la empresa Iusacell que en 2011 había vendido a Televisa en 1,602 mdd. Con esto se confirman dos cosas; que Salinas Pliego es un gran hombre de negocios, y que las sociedades al 50 por ciento difícilmente funcionan.

Fue precisamente esta decisión de partir por la mitad la operación de Iusacell, lo que llevó a la entonces Comisión Federal de Competencia a negar, en una primera etapa, la autorización de esa operación debido a que ninguna de las dos empresas tendría el control de la telefónica y, por lo tanto, en los distintos negocios de Televisa y Grupo Salinas -como el de televisión abierta y televisión restringida- podrían existir incentivos de colusión. Sin embargo, después de una serie de condiciones, que por cierto fueron atacadas con éxito en los tribunales por las propias empresas, la Cofeco aprobó la concentración Iusacell-Televisa. En este nuevo capítulo, ahora toca al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFETEL) aprobar la consolidación del 100% de Iusacell de vuelta en manos de Grupo Salinas. Se espera que esta autorización no tenga ningún tropiezo, incluso resulta positiva dado que los riesgos de colusión que se ponderaron en su momento, dejan existir.

Pero no crea usted que Televisa ya se olvidó de participar en telefonía móvil o que Ricardo Salinas se quedará con el 100% de Iusacell para siempre, no será así seguramente. Aún queda la posibilidad de hacer alianzas con otras empresas como Nextel o Telefónica, entrar al mundo de los operadores móviles virtuales y, no descarte usted que Televisa esté tratando de incursionar en la operación de la red mayorista en la banda de 700 MHz con el argumento adicional de que ahora que ya no tiene participación en el mercado móvil inalámbrico. Claro que no será fácil porque la propia reforma constitucional establece que ningún prestador de servicios de telecomunicaciones podrá tener influencia en la operación de dicha red. Veremos.

Los movimientos que estamos viendo en el sector móvil en México son esperables y habrá más, no solo por la reforma sino también por cómo está distribuido el espectro entre las empresas móviles en México. Así, asumiendo que la banda de 700 MHz no será arrendada parcialmente a los operadores existentes, la tendencia para optimizar el uso del espectro (no necesariamente la opción más favorable a la competencia) es que las 4 empresas actuales se concentren en dos, más una tercera que operará la red mayorista, y quizás una cuarta que podría surgir de la división de América Móvil. Mire usted, a pesar de que la cantidad de espectro está distribuida de manera más o menos equitativa (Telcel 32%, Iusacell 22%, Telefónica 25% y Nextel 21%), no sucede lo mismo con la calidad de ese espectro pues únicamente Telcel y Iusacell cuentan con frecuencias en las bandas más bajas y estas son mejores que las altas porque tienen mayor permeabilidad (propiedad que se asocia a la facilidad de que las señales penetren estructuras sólidas -como techos y paredes-), y mayor cobertura por antena, por ejemplo, un operador en la banda de 700 MHz requiere 5 veces menos antenas para cubrir la misma superficie que uno en 2100 MHz.

GERMÁN LARREA

Aunque se ha mantenido como información confidencial, se comenta que son 7 los grupos que a principios de septiembre presentaron ante el IFETEL, solicitud de opinión favorable en materia de competencia económica para la licitación de las nuevas cadenas de televisión: Francisco Aguirre, Grupo Radio Centro; Manuel Arroyo, El Financiero y Bloomberg; Olegario Vázquez Aldir, Grupo Imagen; Luis y Anuar Maccise, Grupo MAC; Mario Vázquez Raña, Organización Editorial Mexicana; Ariel Picker, Seguritech, y Germán Larrea, Grupo México. Estos dos últimos participantes sorprendieron, ni en las quinielas más arriesgadas estaban incluidos porque ninguno tiene presencia en el sector de medios, como sí la tienen los otros 5, aunque aún habrá que ver con quién harán mancuerna, si es que se han presentado en consorcio con otras empresas. Germán Larrea no es el personaje favorito de México, carga en hombros el derrame de 40 mil metros cúbicos de ácido sulfúrico en los ríos Bacanuchi y Sonora, así como la muerte de 65 mineros en Pasta de Conchos, Coahuila, en 2006. Además, hasta este viernes, Larrea era miembro del Consejo de Administración de Televisa, empresa que tiene prohibición de participar en la licitación de las nuevas cadenas. Su renuncia o despido, no le quita el hecho de que cuenta con información privilegiada sobre la televisora que los demás participantes no tienen. Veremos qué decide el IFETEL en las siguientes fechas: el 7 y 8 de noviembre notificará a los participantes si han obtenido opinión favorable en materia de competencia, y el 20 de noviembre es el último día para presentar las propuestas que incluirán el monto de la contraprestación, el perfil de la programación, así como la cobertura comprometida.

GABRIEL CONTRERAS

Además de la titánica agenda que le ha sido impuesta, una importante batalla está librando con éxito el IFETEL, es la relacionada con los numerosos amparos interpuestos por las diversas empresas de Grupo Televisa en contra de la declaración de preponderancia por su presencia de más del 50% en la televisión abierta del país. Así, aunque falta la segunda instancia ante el Tribunal Colegiado, el juzgado segundo de distrito especializado en competencia y telecomunicaciones que encabeza la jueza Silvia Cerón, ha dado el triunfo al presidente Gabriel Contreras del Instituto y su equipo en 18 amparos que pretendían revertir la declaración de preponderancia en radiodifusión. Enhorabuena.

En la sobremesa

Mañana a las 11 horas se llevará a cabo el foro “Análisis de prospectiva de la reforma en telecomunicaciones” en la Universidad Iberoamericana ciudad de México. Participan Mony de Swaan, Víctor Pavón-Villamayor y una servidora. Organiza el Departamento de Economía. La entrada es libre.

* Presidenta de Observatel y profesora de la Universidad Iberoamericana. Esta columna refleja la posición personal de la autora