Por Martha Elba Figueroa
El Diario, sábado 19 Julio 2014

FrackingSenadores del PRD y del PAN advirtieron los efectos negativos que tendrá la aplicación de la técnica del fracking en Chihuahua y otros estados del país- aprobada el viernes en el Senado de la República, debido a los altos niveles de agua que necesita para su procesamiento, los cuales contrastan con la sequía recurrente que aqueja a la entidad.

Durante la discusión de la Ley de hidrocarburos, legisladores federales del PRD intentaron en diversas ocasiones modificar dicha normatividad para evitar la fractura hidráulica, al advertir que tendrá graves e irreversibles daños en el medio ambiente.

El fracking es la técnica de extracción de energéticos con agua. Se hace un pozo que luego se desvía para que se vuelva horizontal y tenga mayor contacto con la formación impermeable, que se conoce como lutita. En dicha formación quedan atrapadas gotas de gas y a veces de petróleo, precisamente por la impermeabilidad. Una vez que se realiza este pozo se inyecta a alta presión con agua, arena y varios químicos que son de hasta 250 tipos – en su mayoría tóxicos y hasta cancerígenos-, que sirven para fracturar la lutita y permitir que esas gotas de gas fluyan hacia el pozo y se puedan extraer.

Al hacer uso de la Tribuna, el senador del PRD, Benjamín Robles Montoya mostró una gráfica en la que advirtió «se puede observar los estados, las regiones que podrían verse afectadas por la técnica del fracking en nuestro país. Desde Chihuahua, Coahuila y pasando por San Luis Potosí, por la Sierra Norte de Puebla, de Hidalgo, por todo Veracruz».

Las experiencias y el análisis sobre la explotación del gas de esquisto en los Estados Unidos, advirtió, indican que este gas se encuentra lejos, muy lejos de convertirse en una fuente alternativa de energía sostenible, económica, ambiental y socialmente viable.

«Por el contrario, se trata de una tecnología insegura, sujeta a diversos obstáculos debido, entre otras cosas, a los altos costos derivados de su complejidad técnica, inherente a sus procesos de explotación, así como también de los significativos impactos sociales y ambientales que genera», señaló el legislador perredista.

La extracción de hidrocarburos por el método de la fractura hidráulica, insistió, no representa una adecuada opción para el desarrollo regional y nacional en nuestro país, entraña más bien riesgos graves de contaminación y de salud (…) «Unos cuantos se van a ver cómo sus bolsillos se llenan de dinero, mientras que la pobreza sigue azotando a la mayor parte de los mexicanos».

En el mismo sentido, el senador del PRD, Alejandro Encinas reiteró que «científicamente están demostradas las graves afectaciones que se hacen al medio ambiente, la contaminación del subsuelo, cómo mucha de esta agua se revierte en la superficie por la sobreexplotación; los riesgos entrañan están en las zonas sísmicas como es en todo el eje neo volcánico, en donde el riesgo de sismos se incrementa y las afectaciones se incrementarían significativamente».

Por ello, el legislador anunció la presentación de una iniciativa de ley elaborada junto con la Alianza Nacional contra el fracking y otras organizaciones como Greenpeace, para establecer la prohibición expresa de esta práctica que pone en riesgo los recursos naturales, particularmente el agua, pero también la seguridad de los habitantes del país».

En tanto, el senador del PAN, Javier Corral Jurado, coincidió en «las nefastas y funestas consecuencias que esta técnica producirá frente a los recursos que se invierten, porque es una de las técnicas menos rentables en términos de extracción de hidrocarburos».

«En un Estado como Chihuahua, esta técnica tendría consecuencias devastadoras, por el uso intensivo que se hace del agua, no solo de la contaminación del agua, no solo de la contaminación del medio ambiente, del aire, por las emisiones de metano que produce, que tienen 21 veces más gases de efecto invernadero que el dióxido de carbono», aclaró.

También dijo, en un estado como Chihuahua, que padece de larga sequías, en donde el agua no nos sobra como en el Distrito Federal, de la lluvia, cómo le vamos a hacer para las cantidades de agua que se requieren para la perforación de un pozo, o de dónde la vamos a traer y la pregunta que sigue, es qué va a pasar con los caminos, con los senderos de nuestro Estado, que requieran de generar todo ese transporte de agua a través de pipas, porque lógicamente no se va a llevar por helicóptero, cuestionó.

Al hablar a favor de prohibir el fracking, el senador Rabindranath Salazar Solorio, del PRD, mencionó que de acuerdo con estudios del Parlamento Europeo, esta técnica representa un grave riesgo para el medio ambiente y la salud humana, pues concluyó que con la fracturación hidráulica se produce una emisión de contaminantes a la atmosfera, aguas subterráneas y daños a los ecosistemas por la utilización de más de 600 productos químicos para liberar el gas natural.

En contraparte, Pablo Escudero Morales, del PVEM, refirió que agencias estatales ambientales de Estados Unidos realizaron una investigación en los pozos supuestamente afectados por este método y encontraron que la contaminación se debía a la presencia natural de gas biogénico, presente desde antes de que se llevara a cabo la fracturación hidráulica.