Carlos Slim y Emilio Azcarraga–Ustedes están haciendo telebasura. Así no van los contenidos –les reprochó Carlos Slim a Emilio Azcárraga Jean y sus tres principales colaboradores en una reunión del 3 de febrero de 2006, en Valle de Bravo.

Los jóvenes ejecutivos de Televisa, que se gustan en llamar Los Cuatro Fantásticos se ofendieron con el magnate, el mismo que llegó a tener el 25 por ciento de las acciones de mayor valor en Televisa a través del Fideicomiso Inbursa, creado en 1999 para facilitar el control de Emilio Azcárraga Jean sobre la compañía que heredó de su padre.

-Mire, ingeniero, nosotros ya le pagamos puntualmente el préstamo. Quienes deciden lo que se hace en los contenidos de Televisa somos nosotros –le respondió Azcárraga Jean, acompañado por Bernardo Gómez, su amigo y vicepresidente, por Alfonso de Angoitia, el cerebro de la expansión hacia los servicios de telecomunicaciones y por José Bastón, el responsable de los contenidos.

Desde ese momento, la alianza entre el magnate y los jóvenes que tomaron el control de Televisa se rompió. Slim llegó a tener el 49 por ciento de las acciones de Cablevisión, la mayor empresa de televisión por cable del consorcio, y disminuyó su presencia hasta menos del 2 por ciento. Cuando fue socio de Televisa, nadie criticaba que Telmex participara en una empresa de televisión restringida.

En vísperas del inicio del sexenio calderonista, el 3 de octubre de 2006, el gobierno de Vicente Fox promulgó el Acuerdo de Convergencia, para promover el mercado del triple play, es decir, la convergencia de los servicios de telefonía fija, televisión restringida e internet. El Acuerdo pretendía compensar a Slim después que Televisa fuera beneficiada en la polémica Ley Televisa, aprobada en marzo de ese mismo año.

A Telmex se le impusieron tres condiciones para que pudiera comenzar a dar servicios de triple play y cambiar su título de concesión que originalmente le prohibió dar servicios de televisión y audio abiertos y restringidos.

Estas tres condiciones obligaban a Telmex a firmar convenios de interconexión, interoperabilidad y portabilidad numéricas con los operadores de televisión por cable y sus otros competidores en telefonía.

Sin embargo, en el gobierno de Calderón, el Acuerdo de Convergencia se invalidó. La Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) emitió el Plan Técnico Fundamental de Interconexión e Interoperabilidad para bloquear el ingreso del gigante de la telefonía al mercado de televisión restringida.

A cambio de forzar a Telmex a compartir sus servicios e infraestructura y reducir las Areas de Servicio Local (ASL), a Televisa se le dieron facilidades en el gobierno de Felipe Calderón para avanzar en su plan de expansión hacia las telecomunicaciones.

En ese mismos sexenio, Grupo Televisa adquirió Cablemás y TVI que se sumaron a su filial, Cablevisión. Ganó las licitaciones de la fibra óptica de la CFE y la Licitación 21 para ingresar al mercado de telefonía móvil en sociedad con Nextel. Esta sociedad se deshizo después ante el anuncio de la fusión de Grupo Televisa y Grupo Salinas, de su presunto competidor Ricardo Salinas Pliego, para adquirir Grupo Iusacell.

La Comisión Federal de Competencia autorizó la fusión de Televisa y Iusacell en junio de 2012, un mes antes de la elección presidencial. Las presiones del presidente saliente Felipe Calderón fueron claras y explícitas para otorgarle un privilegio más a la compañía de Azcárraga Jean.

La única competencia real que tuvo Grupo Televisa en el sector de televisión restringida fue el inicio de Grupo Dish, sociedad de MVS con EchoStar y Telmex, para ofrecer servicios de televisión vía satelital. Grupo Dish tuvo que lidiar con una intensa campaña en contra, litigios jurídicos y presiones que desembocaron en el polémico “rescate” del espectro de la banda 2.5 Ghz, concesionados a MVS.

La Concentración

En estos últimos diez años el mercado de la televisión restringida se convirtió en uno de los más importantes y comenzó a desplazar en importancia a la televisión de paga. Fue el único sector de telecomunicaciones que tuvo un crecimiento sostenido de dos dígitos y se ha convertido en la plataforma ideal para los servicios convergentes de triple y cuádruple play.

Todavía en el cuarto trimestre de 2013, la televisión de paga creció 13.4 por ciento. El de mayor crecimiento fue la televisión por cable, que registró un incremento de 15.9 por ciento, de acuerdo con los indicadores del Instituto Federal de Telecomunicaciones.

En contraste, el servicio de televisión abierta registró un estancamiento y los servicios de telefonía móvil se incrementaron 5.6 por ciento y la telefonía fija apenas un aumento de 1.9 por ciento durante el mismo periodo.

“O nos vendes o te vamos a fregar”, esa fue la amenaza que recibió en marzo de 2011 Jorge Vielma, propietario de Comunicable, para que vendiera el 50 por ciento restante de su empresa que opera en varias ciudades de Tamaulipas (ver Proceso, No. 1793). Las presiones fueron por parte de ejecutivos de Televisión Internacional (TVI), filial de Grupo Televisa, a través de una subsidiaria denominada Telum, según la denuncia presentada por la Asociación de Redes de Telecomunicaciones por Cable en México.

Estas y otras concentraciones de Televisa se realizaron durante todo el sexenio de Calderón con métodos poco ortodoxos para acelerar la expansión en este sector. El objetivo no sólo era ganarle a Telmex ante la posibilidad de que ingresara a este mercado, sino lograr el control casi absoluto de la Productora y Comercializadora de Televisión (PCTV), una compañía formada por cableros para negociar los paquetes de contenidos.

Al ir adquiriendo la mayoría de las grandes empresas de televisión por cable que formaron PCTV, Televisa pasó a tener la mayoría del control de las decisiones. En 2013 las resistencias crecieron por el interés de adquirir Cablecom, Gruo Hevi, de la familia Vielma Valdivia, y absorber Megacable, de Enrique Yamuni.

Con Megacable, vinculada también al ex gobernador de Sonora, Eduardo Bours, Televisa se asoció a mediados del sexenio pasado para formar el cártel de servicios de triple play, conocida como YOO. También formaron un consorcio con la empresa española Telefónica para adquirir las dos fibras ópticas de la CFE que licitó el gobierno de Felipe Calderón.

En febrero de 2014, el recién estrenado Instituto Federal de Telecomunicaciones sancionó por 42.3 millones de pesos a empresas filiales de Grupo Televisa y Megacable por “prácticas monopólicas” en los mercados de producción, distribución y comercialización de triple play.

El IFT le ordenó a Televisa y a Megacable la supresión de la práctica monopólica, pero la sanción fue mayor para la empresa de Yamuni. El IFT le impuso 33 millones de multa, frente a 8.7 millones para Cablevisión, de Televisa.

En paralelo, Televisa continuó con su expansión. Desde agosto de 2013, informó a la Bolsa Mexicana de Valores para adquirir Cablecom, es la cuarta empresa en importancia en televisión restringida: Televisa (56.2 por ciento); MVS (14.8 por ciento); Megacable (13.5 por ciento) y Cablecom (6.3 por ciento). Para marzo de 2014, cuando se dio a conocer la iniciativa del Ejecutivo federal, Cablecom ya había aumentado a una cuota de 8.2 por ciento del mercado, según la información del IFT.

Con el anuncio de América Móvil de desincorporar sus activos para tener menos del 50 por ciento de los servicios de telecomunicaciones, Slim podrá ingresar a la televisión de paga. El equilibrio puede cambiar radicalmente. Para los especialistas del sector, este servicio adquiere una mayor importancia y las empresas en venta un valor más alto.